¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: Jonathan Zuñiga
Hasta hace unos años, la IV Región no estaba en el mapa musical de nadie. El centralismo imperante de la capital, la nula cobertura de medios por su escena y la falta de lugares donde presentarse, hicieron pasar desapercibido un nicho rico en géneros y exponentes de todo tipo. Sin embargo, gracias al puje y camaradería de sus mismos representantes, lo anterior ya es historia. Hoy por hoy el norte de nuestro país vive un auge inaudito para la cultura de espectáculos; si una década atrás Ancient fue la piedra angular para poner los ojos en el Puerto Pirata, lo vivido la noche del 22 de octubre corona la zona como plaza de conciertos con todas las de la ley.



Aquello quedó demostrado una vez más con la segunda edición del Coquimbo Rock Fest, encuentro organizado por diferentes bandas de la localidad en pro de levantar un circuito poco investigado, vapuleado por el endiosamiento extranjero y el escaso aporte gubernamental. Fueron seis bandas que en media hora por turno expusieron un sonido demoledor, transversal en género (desde el heavy al hardcore) y muy bien ensayado para un hecho al cual sabían que marcaría trascendencia. Así Ectoplasma, los estrictos Hura Crepitans, la apuesta speed de 4Estigma, más los dueños de casa T.O.T.E.M., Impacto y el groove con sentimiento de Paralaje, destruyeron la previa a punta de salvajes pits, headbanging para cuello ortopédico y un nivel de asistencia como pocos para los actos de apertura.

Foto: Jonathan Zuñiga
Tras el desfile nacional, llegó el momento de la verdad: Sepultura cerrando el festival. Bien sabida es la historia de la banda, por ende militantes de ambos bandos hicieron las pases por 18 tracks entrelazados en el pasado y presente de la institución. De este modo, "Machine Messiah" da el primer sermón con 'I am the enemy'/'Phantom self', luego 'Kairos' y 'Desperate cry', momento en que todo explotó.


La canción que da nombre a su esfuerzo 2017, la eterna 'Inner self', y dos más de su reciente estreno ('Sword oath', 'Iceberg dances'), dio relevo a un jugado set con pistas de colección, entre ellas: 'Biotech is Godzilla', 'Policia', 'Territory', 'Refuse/Resist' y 'Arise'. Suponemos que está de más explicar el fervor de barra que provoca estas obras a la altura de los clásicos que se te vienen a la mente. De este modo el debut de los brasileños vuelve a su origen y con 'Ratamahata' despiden el show sin antes dejar el desmadre con 'Roots', un himno, un infaltable.

Recomendados por Suicidal Tendencies, Sepultura no se quedó bajo el barco y agitó las aguas de un puerto tranquilo en una nueva edición de un encuentro necesario para los alrededores de la IV Región. Por fin Santiago no es Chile.


Juan Guillermo Carrasco
Fotos: Jonathan Zuñiga

Foto: Difusión




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.