¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

El pasado 28 de octubre, la banda de metal argentino, Arpeghy, se presentó en el Roxy Live de Palermo con motivo de celebración de sus diez años de carrera musical.
Las bandas invitadas de la noche fueron 1987 A.O.R y Birmanos. Con una mezcla de Hard-Rock y Metal clásico, estas dos agrupaciones brindaron dos destacables shows antes de la actuación principal de la jornada.

A las 9 de la noche finalizaron los shows soporte, y comenzaron a ultimarse los preparativos para que pudiese dar comienzo el show de Arpeghy. Exactamente cuando el reloj marcó las 21:30, se corrió el telón y los músicos salieron a escena.

La velada comenzó con el tema “No hay final”, perteneciente al segundo trabajo de estudio de la banda, “Claroscuro”. De temprano, Arpeghy empezó a deleitar a los allí presentes con su contundente metal clásico fuertemente entintado con rasgos hard-rockeros. Muy buenos los coros de los músicos en los estribillos, acompañando la voz principal de Alejandro Fernández. Los build-ups entre puentes y estribillos, particularmente el último de estos, fueron ejecutados a la perfección.
Rápidamente, sin dar lugar a los aplausos, la banda enganchó el tema anterior con la canción “En tus manos”. Existió un pequeño acople en la primera estrofa del corte, defecto que fue solucionado a la brevedad. Finalizados estos dos temas, el conjunto agradeció a todos los allí presentes por estar ahí acompañando a Arpeghy en ese show tan especial.

La banda había aclarado que la lista de temas estaría compuesta, en su gran mayoría, por canciones del “Claroscuro”. No obstante, también habría huecos para intercalar canciones del primer álbum, “Mi camino”. De esta manera, pasó el tema “Mienten”. El corte comenzó con un gran riff de teclado, a cargo del señor Jorge Justo, mientras el resto de la banda iba construyendo el tema lentamente. Hubo una gran participación del público en los estribillos. Para el momento del solo, Justo se alistó con su teclado colgante y comenzó a exhibir su talento con el mismo. La segunda vuelta de este solo estuvo a cargo del guitarrista Diego Solís, que no se quedó atrás y ejecutó un pedazo de solo que pocos podrían darse el lujo de llevar a cabo.
El festejo continuó de la mano de “Sueños oscuros”. Gran riff por parte de Solís durante toda la canción, mientras la base rítmica fue sólidamente mantenida por Gonzalo Álvarez y Sergio Maesano en bajo y batería respectivamente.
Era tiempo de bajar las revoluciones con “Sabrás”, balada muy aclamada perteneciente al último trabajo de Arpeghy. Esta canción fue acompañada por el videoclip oficial de la misma, que fue proyectado en la pantalla ubicada detrás de la banda.

Llegaba el momento de presenciar algo que parecía ser improvisación escénica. Producto de una idea de Solís y Fernández, ambos músicos comenzaron a tocar un medley acústico de canciones. Pasaron “I remember you” de Skid Row, “What it takes” de Aerosmith, “Love ain´t no stranger” de Whitesnake, “Always” de Bon Jovi, entre otras.
Después de este enganchado acústico, la banda siguió con el tema “Distancias”, canción que precedió una gran sorpresa que todos estaban por ver.

“Tengo algunos estudiantes de canto entre el público, pero también tengo algunos acá arriba del escenario” dijo Fernández. Acto seguido, Álvarez le entregó el bajo al cantante, y se dispuso a cantar el siguiente tema. Con Fernández tras las cuatro cuerdas y Álvarez al micrófono, comenzó a sonar el tema “Animales”. Para sorpresa de todos, Álvarez se desempeñó muy bien, llegando a notas muy complicadas y demostrando su amplio registro vocal. “Les presento al nuevo cantante de Arpeghy” bromeó Fernández una vez terminada la canción.

Le tocó el turno a uno de los temas más populares de la banda, si no el más popular. “No se vivir”, canción que dio un gran envión a la agrupación en sus comienzos, clamaba el primer puesto como balada de la noche. Con estribillos coreados a pleno por el público y un solo más que mágico por parte de Solís, Arpeghy logró cautivar a todos los fanáticos una vez más. Finalizada la canción, Justo le dedicó esta canción a su hijo.

Momento de otro gran metal. El clásico “Mi camino” gritaba presente. Una vez terminado el title-track del primer disco, la banda siguió con otro tema a puro heavy, como lo fue “Cuando escuches el trueno”. Ambos temas sonaron potentes y contundentes. Los dos contaron con un increíble despliegue vocal por parte de Fernández.

“Dame una señal” llegaba para comenzar a despedir una noche que estaba llegando a su fin. Sin embargo, no fue hasta el último tema, “Razón para pelear”, que la banda dijo adiós. Antes de comenzar la canción, Solís la dedicó a su hijo, diciendo que siempre la cantaban juntos en su casa. Llegando al final de la canción, antes del último estribillo, la banda frenó. “Muchas gracias, nos estamos yendo” dijo Fernández. “No nos vamos si nos ayudan a cantar”. Instantáneamente, el vocalista comenzó a cantar “Livin´on a prayer” de Bon Jovi. La audiencia no tardó en sumarse y tras otro agradecimiento por parte del cantante, la banda retomó con “Razón para pelear”, con un público coreando muy entusiasta este último estribillo de la canción, tema que se encargó de concluir con el show.

Después de diez años de carrera, el show que Arpeghy brindó en el Roxy Live, fue una clara muestra de la experiencia que estos artistas han adquirido durante su trayectoria musical. Se notó el trabajo previo al show. Las horas de ensayo se vieron reflejadas en estas trece canciones que la banda brindó en el recital. Ahora, con nuevas metas por delante, la banda comenzará una nueva etapa en su carrera, la cual seguramente deparará cosas mucho más grandes y formidables. 
Arpeghy roxy

Crónica: Federico Solari
Fotografía: Caro Staley
Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.