Delain fue un claro ejemplo de cercanía con el público, Charlotte Wessels supo cumplir a cabalidad con su rol de frontman, no obstante, el resto de los miembros no se quedaron atrás, al intercambiar miradas con la gente y animar en todo momento a su fanaticada.
El número de apertura estuvo a cargo de las chilenas Frank’s White Canvas, con Francisca Torés en la guitarra acústica y Karin Aguilera en la voz. El dúo nacional se presentó con un set de 20 minutos aproximadamente, pero esto fue suficiente para mostrar parte de su talento y actitud. Lo curioso está en el momento que Karin cuenta al público que es su primera vez como banda invitada, para luego dar el aviso que se presentarían con un show propio para el día siguiente en su formato eléctrico.
Las artistas, pese a la osadía de hacer frente al público con su show unplugged y una propuesta de pop-rock (no muy relacionada con el metal sinfónico), demostraron estar a la altura como invitadas a abrir para la agrupación neerlandesa. Debido a esto, las chicas de Santiago recibieron un merecido aplauso de los presentes en el Club Subterráneo.
Minutos más tarde se apagan las luces, y cuando son las 20:54 comienza a sonar “The Monarch” como pieza de fondo. El sexteto integrado por la cantante Charlotte Wessels, el teclista Martijn Westerholt, la guitarrista Merel Bechtold, el bajista Otto Schimmelpenninck, el guitarrista Timo Somers, y el baterista Joey de Boer (quien se incorporó hace menos de un mes), ingresaban por fin a un escenario chileno. Inmediatamente “Hands of Gold”, de su último disco “Moonbathers” (2016), da la apertura definitiva al espectáculo.
Charlotte dice “¡Gracias Chile!” en claro español, y acto seguido, el disco “April Rain” (2009) dice presente con “Go Away”, acompañado del vistoso headbanging de los holandeses. A continuación, la frontman presenta la siguiente canción, diciendo “brace yourselves to The Glory and the Scum”, seguida de “Suckerpunch”. Es aquí donde los presentes liberan toda su energía, y pese a que es una canción del álbum más reciente, es recibida como un clásico.
Para la quinta canción llamada “Get the Devil Out of Me”, los capitalinos alzan sus brazos y saltan simultáneamente, lo están pasando muy bien. “Army of Dolls” da paso al virtuosismo de Somers en su guitarra de 8 cuerdas. Por otra parte, en “The Hurricane” el bajo resonaba con muchísima fuerza. Sin mayores pausas, un breve preludio antecede al juego vocal de “Here come the Vultures”, primer corte del disco “The Human Contradiction” (2014). Luego llegó el momento de “Fire with Fire”, la cual le hizo honor a su nombre al encender el “fuego interno” del público.
 A estas alturas del concierto, se notaba que el cariño entre la banda y los asistentes era mutuo, puesto que ambos estaban gozando del espectáculo. La función prosigue al ritmo de “Pendulum”, que contrasta el canto melódico de Charlotte con los guturales de Otto, y el característico juego vocal de “Danse Macabre”, sucedida por la pegadiza “Not Enough”. Cabe mencionar que el trabajo un poco más bajo perfil, por parte del fundador Martijn Westerholt, es excelente al proveer a las canciones de una atmósfera algo tétrica y lúgubre.
Mientras suena “Mother Machine”, Merel, Otto y Timo se suben encima de los retornos para aproximarse aún más a su fanaticada, en esta canción destaca además la entonación de notas más graves por parte de Wessels, dueña de una voz privilegiada y de un carisma tremendo. Ella misma pide que para el siguiente tema, el público grite y salte con todas sus fuerzas, y así es como un espectador grita a viva voz el nombre la siguiente canción, esta es “Don’t Let Go” de 2014.
Finalmente, el cierre estuvo a cargo de “The Gathering”, presente en su trabajo debut “Lucidity” (2006), y “We are the Others” que da nombre a su álbum de 2012.
El debut de Delain en Chile fue un completo éxito en cuanto a ejecución instrumental (incluyendo las voces), desplante escénico, recepción del público, y calidad de sonido. Lo único lamentable, es probablemente la duración del set, con poco más de 80 minutos (16 canciones), daba la sensación de que la agrupación pudo haber tocado más tiempo. Pero esto sólo aumentará las expectativas ante un eventual regreso, el cual podría superar el éxito obtenido en la presente jornada.
Crónica de Iván "Tofo" Bertolotto
Fotografía de Felipe "Wolf" Pino



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.