¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728



La exagerada frase de Andrés Giménez, quien dijo que hubo 250 mil cambios de recinto antes de confirmar dónde sería definitivamente el show de De La Tierra en Chile, aparte de generar risas entre los asistentes, hizo mucho sentido al ver la cercanía y el calor producidos por una banda llena de superestrellas en un recinto tan pequeño como desconocido para la masa metalera.
Cerca de las 22 horas de un abochornado lunes salen a escena De La Tierra, con un sonido muy limpio y potente desde un principio, además de un gran juego de luces, disparando temas de alto calibre como ‘Maldita Historia’ y ‘Señales’. Con sólo un poco más de 300 personas en el recinto de  Barrio Bellavista, ‘San Asesino’ convierte el lugar en una caldera. Andreas Kisser, guitarrista de Sepultura, además de ser vitoreado constantemente, se gana un ‘CTM!’ de parte de todo el respetable por celebrar que su selección le ganó al combinado chileno, quitando toda posibilidad de clasificar a la próxima Copa del Mundo a la escuadra roja. 
Con sólo dos discos a su haber pero con un contenido más que necesario en sus letras, el vocalista Andrés Giménez, también parte de A.N.I.M.A.L, habla mucho entre canciones, mencionando el conflicto mapuche, cantando tango, diciendo un montón de verdades aplaudidas por el público presente. Andrés, con un carisma envidiable y una entrega absoluta sobre el pequeño escenario, se da el tiempo incluso para improvisar una bossa nova y hasta un extracto de ‘The Trooper’, tema insigne de Iron Maiden.
Un setlist lleno de violencia justificada que avanzó con cortes como ‘Detonar’, ‘Dois Portais’, ‘Somos Uno’ (con una entretenida parte final donde todos los presentes corearon la letra, sólo acompañados de la guitarra de Giménez) y ‘Fome’, donde se vivió un gran moshpit dentro del bar donde se realizó el concierto. Alex González, baterista de la banda y además de Maná, tuvo una performance notable donde acertó a cada golpe en los parches, cantando junto a sus compañeros y haciendo un espectáculo aparte. Por su lado, el miembro más nuevo de este conjunto, Harold Hopkins en el bajo, también integrante de Puya, se gana varios aplausos de los asistentes quienes gritan el nombre de su otra banda. 
En otro de sus discursos, Giménez agradeció el tremendo apoyo que ha tenido su fanaticada chilena, puesto que el primer fan club de De La Tierra se creó en este país, además de siempre dejar pasmados a los músicos con la entrega producida sólo en este lado del mundo. En sus propias palabras, las bandas jamás se cansarán de la energía latinoamericana.
‘Cosmonauta Quechua’ fue la última canción de una presentación bastante íntima pero correctísima, donde se vio una vez más que la lucha sigue intacta por parte de algunos que no callarán jamás. Saludando a todos los presentes gracias a que no había barricada y, tras repartición de baquetas, uñetas e incluso autógrafos, De La Tierra se baja del escenario prometiendo volver, para seguir peleando por las injusticias que nadie menciona. Gran show, sólo para algunos afortunados.
Crónica de Samuel Víctor Acevedo
Fotografía de Felipe Pino Guerrero


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.