¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728




Foto: difusión

Hollywood tiene la fama de ser un lugar exclusivo, donde el costo de vida es muy alto y un lugar utópico para vivir. Pero, la verdad que existen residenciales para personas de todo tipo de clase social y en uno de los departamentos iba ocurrir un suceso que cambiaría a la historia de la música.



Primeras horas de la mañana, un silencio total, muchos recién concilian el sueño. Un chico de 18 años agarra su instrumento y la melodía que toca a todo volumen es Runnin with the devil. "¡Callate!", le grita su vecino. El estruendoso bajo deja de sonar. Este es el primer contacto que tuvieron este duo del thrash metal.

David Ellefson sabía desde la secundaria que su misión en este mundo era ser una estrella de rock. A los 13 años forma su primera banda y  a los 19, se embarcaba a Hollywood para estudiar en un instituto de música. A diferencia de Dave Mustaine y la mayoría de los músicos tenía el apoyo económico, así como la aprobación de sus padres.

A pesar de ello, nunca iría a sus clases, pero le tocaba la puerta a su vecino, Mustaine. "Los vecinos de Hollywood son amigables como los de Minesota", se decía Ellefson. "¿Sabes dónde venden cigarros?", preguntó el bajista. Les da una mirada de desprecio y les responde: "si, ahí al costado de la tienda de lego", cierra la puerta con violencia. Intentaron otra vez y ahora preguntaron por cervezas. Era lo que buscaba el colorado, así que fueron.

Pronto, Mustaine se volvía su inseparable, lo arrastró a su demente mundo lleno de sustancias dudosas, excesos y heavy metal. "Es impresionante que sigamos tocando", dice David Ellefson, quien reflexiona su estilo de vida que tenían en esa épcoa, los 80s.

De esta manera nace Megadeh en 1983 con un sonido agresivo, rápido y con la salvaje voz del colorado, pues no encontraron uno adecuado que combine con la personalidad única de su música. Por su parte, Ellefson llamó a su familia para darle la buena nueva, fue incómodo cuando le dijo el nombre de la banda, pero sus padres lo apoyaron.

Los dos músicos han sido la columna vertebral de una de las bandas de thrash más exitosos y respetados de todos los tiempos. Ellefson tomó la mejor decisión en juntarse con Mustaine y aprender de forma autodidáctica, antes de ir al instituto. Pero lo más importante fue el soporte de su compañero de banda y también de su familia.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.