Zakk Wylde se presentó en Argentina el pasado 12 de noviembre, más precisamente en “Groove” de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en el barrio porteño de Palermo. En el marco de la gira “Zakk Sabbath”, el músico de Ozzy Osbourne presentó un espectáculo haciendo foco en temas clásicos de Black Sabbath, en una especie de pequeño gran homenaje a los creadores del Heavy Metal.
Zakk, líder de Black Label Society y encargado junto a Ozzy Osbourne de entregar grandes piezas del rock como “No more tears” y “Ozzmosis”, regresó al país albiceleste luego de aquel show íntimo y acústico, en carácter de solista, en el Teatro Vorterix en 2015.

A pedido del artista, los fotógrafos acreditados al evento no pudieron cumplir con su trabajo. Por ese motivo, no podremos entregarles ningún tipo de galería fotográfica en esta ocasión.

Apenas pasadas las 21:30 hs., se plantó arriba del escenario la banda comandada por el “Vikingo” Wylde, seguido por Joey Castillo en batería y, en bajo, Rob “Blasko” Nicholson. 
Luego de una intro y con un público ya impaciente, empezaban a sonar las primeras notas de “Supernaut”. Con el sonido contundente que los caracteriza, deleitaron a todos los presentes con los clásicos más notables de Sabbath como “Snowblind”, “Children Of The Grave” y “A National Acrobat”, los cuales no faltaron en esa noche agitada de domingo.

Aunque el tributo a Sabbath sonó demasiado a Zakk, el público aplaudió y elogió cada extenso solo de este showman de las seis cuerdas. Mientras tanto, los clásicos se seguían sucediendo uno tras otro, tal fue el caso de “N.I.B”, uno de los más coreados y “pogueados” del evento.
Para el final y como no podía ser de otra manera, llegaba la infaltable “War Pigs”, prácticamente un himno del álbum Paranoid y en donde el protagonista de la noche toca un extensísimo solo desde la escalera lateral de Groove, ante el asombro y la alegría de los fans a cuestas.


Fue de este modo como se le dio cierre a un concierto en donde la gente se fue con sabor a mucho. Todos disfrutaron, casi hipnotizados por momento, no solo de esta reversión de los clásicos de una de las bandas más emblemáticas de la historia del género sino también del talento de un guitarrista que desparrama virtuosismo en cada momento. ¡Salud por shows como este!

Crónica: Carolina Barroso
Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.