Foto: difusión

Recientemente escribimos un artículo sobre las razones de la separación de Bruce Dickinson de Iron Maiden en 1993. La conclusión es que el vocalista estaba cansado de tantos conciertos (5 o 6 a la semana) y eso lo conversó recientemente con Loudwire.


“Estaba cansado mentalmente, 13 años en la carretera hace perder tu estabilidad y tu vida social. La gente me decía que deje de quejarme porque soy una estrella de rock y haces mucho dinero. Lo que respondía es que yo soy el único que decido cuándo parar y es mi elección. Pensaba que había otras cosas y seriamente me propuse ser profesor de esgrima. Quizá me paguen menos, pero sentiré más satisfacción”, es lo que pronunció sobre la desilusión que tuvo con Maiden.


Al comienzo de la gira de Powerslave, Dickinson sentía muy pesado asumir el papel de frontman, pero por suerte pudo encontrar algo de tranquilidad: “no quería hacer algo repetitivo, me tenía que preparar para los 300 conciertos que se avecinaban. La vida es mucho más que eso y el reto era tener un equilibro en mi vida. Seis meses de trabajo y otros seis de descanso. Así que me di cuenta que podía hacer mis cosas que tanto buscaba hacer”.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.