Foto: ESE
Pocas veces se tiene la oportunidad de disfrutar de una noche tan intima con un gigante del metal como la que Obús nos brindo en lima.

Los grandes pabellones son el lugar que merecidamente reciben a esta endiablada maquina de rock and roll usualmente, y verlos en un pequeño club a centímetros de su público dándolo todo como si estuvieran en un estadio abarrotado, dan muestra de la clase y profesionalismo de los españoles.

Antes que ellos, Blizzard Hunter hizo un excelente trabajo para calentar los ánimos de los pocos fanáticos que se dieron cita en el club The blood.��Su frontman Sebastian Palma dio todo de su parte para hacer un gran show y se valora que la banda tuviera todas las pilas puestas aun ante un escaso publico. La banda sigue su ascenso en calidad y le auguramos muchos éxitos si siguen esta senda de darlo todo ante cualquier situación.

Poco después de la presentación de los peruanos subieron al escenario las leyendas vivas del metal español; Obus. Aquellos que fueron pioneros en su época y que aun hoy dan cátedra de un rock pesado que en vivo demuestran la vigencia de un género que se disfruta realmente sobre los escenarios.

Empezaron con una versión atronadora de “Juego sucio” que puso la vara muy alta para el resto del show . Invito a cualquiera que se digne considerarse fanático del heavy metal a que escuche esta canción en vivo y se atreva decir que Obús no es un titán del metal.

El público vibraba con el bravato de Fortu Sanchez quien se metió a la concurrencia al bolsillo desde que se subió al entarimado.

Tema tras tema, la experiencia y calidad interpretativa hacia gala del tremendo poder que tiene una banda en vivo con galones.

No solo las composiciones retumbaban el local, el público estaba super prendido y la banda respondía acorde.��Cabe destacar que Obús realiza unos arreglos en vivo increíbles agregándole pasajes cargados de guitarras afiladas a cargo de un Paco Laguna que inimutable derrochaba calidad y prestancia junto a una sección rítmica donde destacaba un batería no solo histriónico sino demoledor.

Se sucederían temas mas recientes como “Mas que un Dios” y “Que te jodan” para dar paso a clásicos como “Necesito mas”, Pesadilla nuclear”, y la esperadisima “Te visitará la muerte”, sin dar respiro y siempre con una energía que nunca debió perder el rock; diversión, fuerza y destreza musical.

No faltarían clásicazos como “El que mas”, “Autopista” y luego un punto alto de la noche, cuando para interpretar su clásica “Complaciente o Cruel” Fortu invitara a todas las chicas al subir al escenario y compartir este himno por primera vez en Lima.

Ya por la segunda parte del show el público perdería la cabeza al entonar a todo pulmón “Dinero Dinero” y “Va estallar el Obus” antes de tomar una breve pausa para dar paso a una presentación extensa de la banda con show acrobático incluido.

Para cerrar con broche de oro entonarían “Vamos muy bien” dando una clase maestra de vigencia y poderío en vivo.

La banda no pudo ser mas humilde al permitir a todo el que quisiera tomarse foto o pedirle un autógrafo lo hiciese y siempre con una sonrisa.

Si bien da un poco de pena que este tremendo show no haya sido disfrutado por mas peruanos, esta placer exclusivo para los pocos que lo disfrutamos será un recuerdo imperecedero. Que vuelvan y que se corra la voz del show imperdible que dan los ibéricos en vivo.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.