¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

PH: Pablo Gándara
Luego de una gira que comenzó en el mes de octubre por Sudamérica, tocando en los festivales Santiago Gets Louder de Chile y Monsters of Rock de Argentina, Walter Giardino y compañía viajaron hacia Europa donde hicieron fechas por Escocia e Inglaterra para luego poner el broche de oro con un show en Madrid y otro en Barcelona, junto a Rata Blanca.

 Estuvimos junto a ellos en la performance que brindaron en la sala Razzmatazz de Barcelona y, minutos antesde la apertura de puertas del lugar,  ya se podía observar a varios fanáticos merodeando la zona a la espera de alguna foto o autógrafo. Cerca de las 19 hs., se dio el ingreso del público y, media hora después, las luces se apagaron y bajo “Corte porteño” y “Sobre la raya” comenzó la fiesta. Con un Walter Giardino disfrutando cada instante, a estos dos temas propios les siguió “Pictures of Home” (de Deep Purple) y, bien pegada, una de las canciones que más me gustan del único álbum de temple “Héroe de la eternidad”. Además del maestro de la guitarra y de una banda que suena barbaro,  Temple siempre se destacó por tener un gran vocalista como invitado. Ya todos sabemos que en los últimos shows estuvieron Joe Lynn Turner y Javier Barrozo (este último para las canciones en castellano), o aquel paso de Doggie White en alguna gira.  Pero esta vez, la elección fue perfecta. Un cantante que pudiera cantar en español e inglés a la perfección era el objetivo y la elección de Ronnie Romero (vocalista de Ritchie Blackmore Rainbow y  de Lords of Black), fue un verdadero acierto.

 La banda siguió con otra composición de Deep Purple como “Lady double dealer”, despúes con la balada propia “Azul y negro” y luego con “Hey Joe”, de Hendrix, en la cual Walter volvió a hacer de las suyas con las seis cuerdas. No pudo faltar el clásico “Alquimia” y, con “Neon Nights” (cover de Black Sabbath), la banda se despidió del escenario para pronto volver y rematar al público con “Lost in Hollywood”, “Speed King” y el poderoso tema “Burn”.

 Luego de unos minutos de descanso, se vendría el plato fuerte de la noche. A casi más de un año después de su última visita, Rata Blanca volvía a pisar Barcelona, pero esta vez en una sala que poco a poco se fue llenando.

 “Los chicos quieren rock” y “Solo para amarte”, fueron las canciones encargadas de abrir el set de los argentinos, que salieron a demostrar por qué representan a una de las bandas más importantes de la escena latinoamericana. El cuarteto siguió repasando canciones de su amplia trayectoria como “La otra cara de la moneda” (en la cual se pudieron destacar las melodías del teclado de Danilo Moschen), “El jugador” y “El círculo del fuego”, con un Adrian Barilari carismático como siempre.
“Tan lejos de aquel sueño” y “Rock N´ Roll Hotel”, los dos de “Tormenta eléctrica” ( del último trabajo de estudio), fueron los que siguieron en la lista para recaer en el hit “Aun estas en mis sueños”. Vale destacar la gran labor de Fernando Scarcella en la batería y el trabajo de Pablo Motyczak en el bajo, suplantando al gran Guilermo “El negro” Sanchez, fallecido en el mes de mayo del corriente año.

 Los minutos fueron pasando y en el set no pudieron faltar canciones como “La llave de la puerta secreta” o, el gran clásico, “El Sueño de la gitana”, este último ejecutado a la perfección. “Chico callejero”, de la primera composición de la banda (hace ya casi 30 años) y en mi opinión una de las mejores canciones de Rata Blanca, se destacó a sobremanera. Al finalizar el tema, la banda salió del escenario pero aun habría tiempo de más…

Con unas luces tenues y la intro previa sonando de fondo, la banda salió nuevamente a escena con “El reino olvidado”, en la cual el guitarrista volvió a lucirse en el solo de guitarra, demostrando una vez más todas sus facetas. A continuación, llegó el turno de “Guerrero del arco iris”, canción que le da título al tercer disco de Rata editado allá por el año 1991 y en donde se pudo apreciar el predominio de la melodía vocal, el teclado y, obviamente, un tremendo solo de guitarra (para no variar). La seguidilla continuó hasta el final con una de las baladas más reconocidas en castellano como lo es “Mujer Amante”, la cual comenzó siendo cantada entre el público y Adrián Barilari, que acompañó al principio para cantar la canción completa después. Para finalizar, la banda entonó “La leyenda del hada y el mago”, otro clásico de la vieja época.

Un excelente doblete de las bandas lideradas por Walter Giardino, las cuales fueron acompañadas por un sonido y una puesta de luces ideales para la ocasión. Todos y cada uno de los fanáticos se retiraron del lugar exultantes, al punto que se quedaron hasta el final del show para saludar a los músicos e intentar conseguir alguna púa, firma o foto con ellos. ¡Esperamos que vuelvan pronto!




Crónica y Fotografías: Pablo Gándara


https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif
Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.