¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Por: Diego Almeyra

Tracklist
1. 3DxH
2. Rocco invade Polonia
3. Está estallada
4. Un cinto y un placard
5. Doble yema

Luego de una expectativa de relevante magnitud, producto del vínculo íntimo y constante entre la banda y sus seguidores, los argentinos Senegal Grindcore Mafia (que nada tienen que ver con el país africano, ni con el subgénero musical, ni con La Cosa Nostra) editaron su esperado segundo registro discográfico de estudio, "Ido y Lúcido". El flamante sucesor de "Hay Daño En Casa", editado el 15 de noviembre de 2015, fue grabado en vivo en dos sesiones los días 27 y 28 de mayo pasado en el inspirador estudio residencial Sonorámica (ubicado en Traslasierra, Córdoba), mezclado por Jack Shirley (quien trabajó con popes tales como Oathbreaker y Deafheaven, entre otros) y masterizado por Doug Henderson (Swans, System Of A Down...). Como verán, la Senegal (como se hacen llamar íntimamente) se la tomó realmente en serio. Sin desmerecer la producción de trabajos anteriores, para la ocasión la banda apostó realmente fuerte. Y a mi entender, ganó. Incluso me animo a decir que hasta hizo saltar la banca. Con decir que el mismísimo Raúl García Posse, cantante y guitarrista de la banda, renunció a su rutinario trabajo de oficina para dedicarse full time al proyecto y sobre todo a la persecución de sus sueños, les digo todo. "Ido y Lúcido", financiado en gran parte por sus seguidores a través de una campaña de financiamiento colectivo (sin siquiera haber escuchado un adelanto del disco, en dos días recaudaron treinta mil pesos), es un álbum conceptual que trata sobre "los puntos en común que existen entre los opuestos aparentes y del miedo como medio para potenciar la creatividad y el progreso", tal como lo plantea la banda. Básicamente, el nombre del disco refleja los dos estadíos por los que atravesó la banda durante el proceso de composición del disco, un tanto alejados de la realidad, y durante los ensayos, en absoluta lucidez. En una más que interesante entrevista, García Posse dijo: "queríamos hacer un súper disco grabado en vivo en un súper estudio. Una vez que decidimos que íbamos a hacer un súper disco, salió el nombre, que tiene que ver con el proceso de composición. Hay ensayos que se plantean un poco como una salida de fin de semana. Nos ponemos a ensayar y capaz que tomamos unas birras, fumamos un poco, estamos todos re-locos componiendo y salen cosas increíbles. Y después, en un punto, nos chocamos contra la pared. Entonces tuvimos que buscar otro medio, que era la lucidez absoluta. Nos prohibimos cualquier sustancia en ensayo, era todo súper rígido y eso nos hizo avanzar un montón. Fue toda una tarea de descubrimiento, de encontrar el medio entre muchas cosas y alejarnos de los extremos también. Tiene ese tinte existencialista el disco. En ese sentido, habla mucho del estrés, del miedo. Esa idea de encontrar el medio entre los opuestos hizo que pasemos de querer hacer un disco doble, uno Ido, otro Lúcido, a descubrir que en la composición esos dos conceptos están todo el tiempo. Al punto que no se diferencia si es psicodélico o si es súper pesado". Explicado el concepto, pasamos al disco.

"Ido y Lúcido" abre con "3DxH" o "Tres Días Por Hora", el primer tema que presentaron en sociedad mediante un video en vivo del tema en cuestión. Hasta el minuto y medio de los seis y medio que abarca el tema, hay velocidad. Y un sonido definido que anticipa al escucha la que le espera: toda una experiencia sónica, en donde los instrumentos se escuchan perfectamente aislados, pero formando un tándem en el que se complementan armoniosamente entre sí. A partir del minuto y medio de duración, el tempo se divide en dos, dándole lugar a un stoner/doom/southern al que le sigue un paisaje muy característico de Tool, que luego deviene en otro paisaje, esta vez muy característico de la Senegal, y que finalmente vuelve al stoner/doom/southern previo. La banda lo volvió a hacer: desde el arranque, los cambios de tiempo; ánimos y paisajes son los principales protagonistas del disco.

Y si hablamos de cambios, el oscuro "Rocco Invade Polonia" no se queda atrás. Habiendo seguido la carrera de tres cuartas partes de Senegal Grindcore Mafia (Random y Delphoz para ser preciso), tranquilamente puedo afirmar que el tema en cuestión es de lo más extremo que han hecho hasta ahora. Y con extremo no me refiero (solo) a lo musical. El tema es una gran apuesta, sobre todo por el lado de Raul, que usa y abusa de sus cuerdas vocales como nunca antes en su vida. En solo doce palabras que contiene la letra (incluyendo dos preposiciones), el frontman transmite de forma desgarradora y cuasi-Black Metal lo que tiene para decir. Por momentos, recordé los gritos de Nattramn de Silencer, banda sueca de Black Metal. Incluso por momentos, la batería de German Gómez también recuerda al oscuro subgénero.

Le sigue "Está Estallada". A mi criterio, el mejor momento del disco y al momento, el más largo en duración (acusa casi nueve minutos y medio). Nuevamente, las influencias de los de Maynard James Keenan y compañía se hacen presentes, aunque solo por algunos destellos, principalmente por el lado del bajo de Pablo Lamela Bianchi; uno de los riffs y los machaques apagados, casi rasgados. A partir del minuto 03:43, donde German se luce tras su kit de batería, el tema toma otra dirección. Si me preguntan, la mejor que podrían haber tomado. El riff está compuesto solo por dos notas. Pero, así y todo, el tema explota. Nuevamente, García Posse detona su garganta, esto previo al clímax del tema, que dura unos momentos, se apaga, pero luego vuelve con todo, matemáticamente a los tres minutos exactos del cambio de dirección, donde llega el momento de uno de los grandes vuelos creativos del disco. No me malinterpreten. El disco está plagado de vuelos (y voladuras). Pero éste, a mi entender, es uno de los más logrados. Al menos hasta esta parte del disco.

El anteúltimo tema del disco, "Un Cinto y Un Placcard", es el más largo de "Ido y Lúcido", con sus 10:23 minutos de duración. Junto con "Está Estallada", uno de los grandes temas del opus, donde se destacan las labores de German Gómez y Pablo Lamela Bianchi, la base de la banda. Mientras la Senegal en su conjunto coquetea con una suerte de jazz ácido, las guitarras de Gaspar Rojas y García Posee no paran nunca. En ningún momento dejan espacio en blanco. Nuevamente, al minuto 04:55, la banda vuelve a pegar el volantazo, desorientando una vez más al escucha con un clima súper denso y con el tempo por el suelo, que lógicamente deviene en una explosión a la cual quienes seguimos a la banda ya estamos acostumbrados. Sin ir más lejos, estos cambios ya son una marca registrada de la Senegal. Y lo mejor de todo es que no son para nada previsibles. Llegan en el momento menos esperado. El final de "Un Cinto y Un Placcard" seguramente haya sido compuesto, ensayado e incluso me animo a decir que hasta grabado en el primero de los estadios descriptos en el nombre del disco.

El final del disco, de la mano de "Doble Yema", llega con un sentido monólogo que parece tratarse de un llamado telefónico o audio de WhatsApp a uno de los tantos personajes nefastos que habita nuestro circuito under musical. Lo más llamativo del tema es que Raul García Posse le cede el micrófono a su co-equiper Gaspar Rojas, quien se hace cargo de las voces a lo largo y ancho del tema (el más corto del disco, con cuatro minutos de duración). En primera instancia, Rojas hace de las suyas casi susurrando en voz ronca. Pero cuando realmente arranca el tema, deja todo a grito pelado y en plan hardcore/sludge. Nuevamente, la velocidad se apodera de "Ido y Lúcido". En la primera mitad del tema, se dejan oír paisajes varios. Siempre en plan violento pero apto para todo público, como dicen ellos. Pero cuando parece que todo terminaría, en la segunda mitad del tema se dejan oír más paisajes, distintos a los de la primera parte. Llamativo como en tan poco tiempo, la Senegal pasea por todos lados. Tengamos en cuenta que para la banda, cuatro minutos es poco.

De esta manera, el disco (que apenas sobrepasa la media hora de duración) llega a su fin. Pero quienes hayan adquirido la versión física o en alta calidad (FLAC) pueden degustar el bonus track "Los Sobrevivientes de Armstrong", una obra ejecutada magistralmente por los dos guitarristas de la banda, en donde llevan de paseo al escucha durante unos cinco minutos y medio. Un paseo que no tiene un segundo de desperdicio. Además, como para calmar la ansiedad de quienes esperaban el disco, Senegal Grindcore Mafia grabó y compartió el tema "On My Way To The Cage" de Rollins Band, aunque el mismo no forma parte del disco (ver más abajo).

De vieja escuela pero actual. De Paco de Lucía a Iron Maiden. De Sumo a Baptists. Y de Soda Stereo a Bon Gripper. Lo cierto es que la Senegal se lució en creces con "Ido y Lúcido", disco que de seguro se convertirá en una obra de culto. La gran pregunta que se hacen muchos, además de cuándo editarán nuevo material, es si los tucumanos volverán a superarse. Al paso que vienen y al ritmo al que nos tienen acostumbrados, diría que sí.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.