¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: Difusión

Desde los 12 años, Suzuka Nakamoto es vocalista y danzante de una banda pesada llamada Babymetal. Su entrenamiento no fue fácil y estos ocho años fueron fruto de la rigurosidad y exigencia que impone la cultura del país del sol naciente. En dicha sociedad solo los fuertes sobreviven y triunfan en la vida. Hoy Su-metal repasó todo lo que pasó en los ocho años de Babymetal.



  • Los inicios

"La primera vez que escuché las canciones que cantaríamos no las entendí. Ni había el metal y peor no pude procesar un sonido híbrido. Estuve en shock y no sabía cómo reaccionar. La primera vez que me atrapó el metal fue en 2013, cuando vi a Metallica. El sonido de la batería no lo escuchaba con los oídos, sino que iba directo hacia mi alma. Por primera vez, había sentido que la música había movido mis sentidos, ya no tenía miedo a lo estruendoso que es el heavy y cambió mi modo de pensar".

  • Un grupo criticado

"Al comienzo, mucha gente decía que eso no es metal. Pero, tuve mucha confianza en mí misma. Si la gente no nos acepta de cómo somos, que seamos unas niñas que bailan al ritmo del metal, nosotras vamos a esforzarnos más".

  • La barrera del idioma

"Creo que fue el Festival Sonisphere del 2014. Han participado bandas como Iron Maiden o Metallica y es uno de los eventos más grandes de Europa. Creo que causamos un gran impacto en la comunidad metal. Cuando entramos al escenario, vimos la cantidad de personas y vimos muchas caras intimidantes. A medida que tocábamos, jalamos la atención del público y poco a poco fueron respondiendo. Ahí yo me di cuenta que la música rompe barreras y el idioma. Desde ese momento, me siento en confianza de actuar en el extranjero. No me intimidan más esos chicos que se visten de negro, ya que son los primeros que disfrutan de nuestro performance".


  • Aprendizaje constante

"Las canciones de Babymetal son bastante agotadoras. Esto también va para Yuimetal y Moametal quienes empezaron más jóvenes que yo. Cuando comencé estaba dispuesta a morir en el escenario, aun así no me creía en mí misma. Estaba exhausta y mis metas eran sobrevivir a cada concierto". 

"Desde finales del 2016 y parte del 2017, nos embarcamos en una gira mundial de 14 ciudades y 18 conciertos en Inglaterra y EEUU. Nos junamos con artistas como Red Hot Chili Peppers, Metallica y Guns N Roses.  Aprendimos muchas cosas y pasamos por experiencias valiosas. No importaba que estaban exhaustos por tener un itinerario pesado. Descubrí por qué esas bandas son consideras legendarias y la respuesta es que se enfrentaban a cada concierto como si fuese el último de sus vidas. "

  • La humildad de los Red Hot Chili Peppers

"Cuando empezó la gira nos invitaron a tocar una canción y les respondimos que queríamos que sea una de nosotras. Nos causaba mucho gusto y admiración cuando todos los días escuchábamos que practicaban Gimme Chocolate! Lo tocamos al último día de la gira y nunca lo olvidaré".


  • La promesa

"Quería regresar a mi ciudad natal (Hiroshima) con la cabeza en alto. Eso es lo que me había prometido. Después de seis años, con más experiencia, mayor conocimiento y estar satisfecha con mi performance. Había superado varios obstáculos. Podía disfrutar de la música de la manera más sincera". 

"Estaban ahí muchos de las personas que me ayudaron a dar mis primeros pasos y mis mentores. Por eso, fui exigente con ese asunto. Pude decirles con mi actuación que puedo brillar por mí misma".
  • La diferencia entre Su-metal y Suzuka Nakamoto

"Separo mi vida personal con la artística. Cuando canto en el escenario soy Su-metal, pero eso me da bastante confianza a mí. Creo que es un personaje genial, que ha sabido superar los obstáculos de un largo camino y me da mucha confianza y ganas de enfrentar mis propios problemas".

"Lo que pasa en Babymetal podrá ser un mundo de ficción, pero lo disfruto mucho. Quisiera seguir escribiendo historia y además, empeñarme al 100% en cada uno de los conciertos".



No podemos imaginar que todo esto haya sido comentarios de una chica de 20 años. Ocho son los años que resistió la exigencia japonesa y pudo aún así superarse. Hasta encontró la manera de divertirse en momentos complicados. No solo obtuvo la aprobación de esa sociedad tan demandante, sino también su propia aprobación.

Gracias a Kamiband trasgrede y rompe las barreras del idioma y del metal, un puñado significante se rehúsa a ese cambio, pero el metal debe evolucionar. Guste o no está obligado a mutar. No puede ser todo igual, está bien que tomen inspiración y que incorporen lo clásico a su sonido. Tampoco esperemos que salga el siguiente Black Sabbath o Iron Maiden. Babymetal es el presente.

Los miedos y temores desaparecen cuando uno disfrtua lo que hace.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.