Foto: difusión

La percusión en la época dorada del heavy metal de Judas Priest, solo tiene un amo y un dueño. Dave Holland. Participó en seis discos, desde el "British Steel" hasta "Ram it down". Contribuyó con un estilo sencillo y clásico de tocar la batería que lo adquirió escuchando jazz, blues y rock. Juntos escribieron una leyenda, pero Holland decidió apartarse de la banda en 1989. Contaremos su historia desde entonces.


A finales de los 80s, mucho había cambiado. El glam dominaba el mundo y Judas Priest había puesto a la venta "Turbo". Las canciones con sintetizadores defraudaron a muchos fanáticos y fueron catalogados por algunos críticos como pop metal. Estaban en la misma bolsa que Def Leppard. Buscaron reivindicarse con "Ram it Down" y a pesar de que la crítica fue negativa por la absurda razón de no buscar un sonido nuevo, lograron recuperar la confianza de su público.

Sin embargo, nada pudo detener a que Holland se vaya de la banda. Algunos problemas familiares, de salud y diferencias musicales motivaron su salida en 1989.

Holland reformó por un breve periodo de tres años (1991-1994) a su banda Trapeze que fundó junto a Mel Galley (Whitesnake, Cozy Powell) y Glenn Hughes (Deep Purple, Black country communion). Salieron de gira reviviendo el hard rock y blues que hacían en los 70s.


También salió de gira con The screaming jets, además de dedicarse a la docencia con clases privadas y clínicas. En 1996, participó del disco solista de Tony Iommi junto a artistas como Glenn Hughes y Don Airey. Salió a la venta en 2004, pero la batería de Dave Holland no fue incluido. El ex Black Sabbath, no quería que un convicto apareciera en sus producciones y mandó a Jimmy Copley que regrabara sus partes.

En 2004, Dave Holland había sido sentenciado a ocho años de cárcel por acoso e intento de violación a un menor de 17 años  con discapacidades, quien era uno de sus alumnos de batería. Aunque cumplió su condena, siempre negó los hechos. Judas Priest se pronunció sobre los hechos apoyándolo a su ex compañero. Pero, aclararon que no han tenido contacto desde que salió de la banda y solo opinaron de lo que leyeron en los periódicos.

Como decían los de Judas Priest, era un hombre reservado que no compartía casi nada de su vida privada y solo se sabe que salió en libertad en junio del 2012. No se supo más de él hasta el día que reportaron su muerte. Dave Holland falleció un 16 de enero a la edad de 69 en la ciudad de Lugo, España y el diario El Progreso lo reportó seis días después. Las causas de la muerte no fueron reveladas, y probablemente no las sabremos porque se confirmó que su cuerpo ya fue cremado.

Aunque haya escrito un capítulo en la historia del heavy metal, olvidado y solo murió el baterista que malogró su reputación con una acción repudiable. Hoy estamos de luto, aunque debemos ser consientes que las malas acciones nunca se borrarán.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.