Noveno y ¿esperado? registro discográfico de estudio de Machine Head, la banda californiana liderada por Robb Flynn, único miembro original de la agrupación luego de la partida del bajista Adam Duce en 2013. El sucesor de "Bloodstone & Diamonds" fue producido por el mismísimo Robb Flynn y grabado; mezclado y co-producido por Zack Ohren (FallujahAll Shall Perish) en los Sharkbite Studios de Oakland, California. La masterización corrió por cuenta de Ted Jensen (HatebreedAlice In ChainsDeftones) en Sterling Sound, New York.

Por qué "¿esperado?" y no simplemente "esperado"? Porque Machine Head dio a conocer tres temas de los quince que comprende la placa. Y dos de ellos son, al menos, polémicos. Según declaraciones de Flynn, los fans deben mantener las expectativas bajas en cuanto a pesadez se refiere. "Es un disco muy groovero, muy melódico". Cuando se le preguntó cuán poco pesado es "Catharsis", Flynn respondió que "tiene algunos buenos momentos melódicos. No somos nosotros en nuestro máximo esplendor en materia de pesadez. Para mi, si en ´The Blackening´ fuimos thrasheros y pesados, en este nuevo disco somos grooveros y melódicos. Y sigue siendo pesado, tiene grandes canciones, es un nuevo viaje".

Siendo fanático de Machine Head desde "Burn My Eyes" (es decir, desde los comienzos de la banda), considero a "Catharsis" como un buen disco con grandes momentos en ocasiones y con flojos momentos en otras. Los de Flynn quizás nos mal acostumbraron. De "Burn My Eyes" y "The More Things Change... " a "The Burning Red", un éxito de ventas pero un fiasco para varios seguidores (no me incluyo, aunque me llamó la atención el cambio radical de dirección: de Pantera al Nü Metal). De "Supercharger", considerado el peor disco de la banda, a "Through The Ashes Of Empires", disco con el cual encontraron el sonido que los definió hasta el día de hoy. A partir de "The Blackening", para muchos el mejor registro de Machine Head e incluso uno de los mejores discos del género de los últimos tiempos, no dieron tregua y se superaron siempre, precisamente con "Unto The Locust" y "Bloodstone & Diamonds", obviamente sin la prestancia del antes mencionado "The Blackening", muy difícil de superar. Y de "Bloodstone & Diamonds" a "Catharsis" realmente hay una gran brecha. Este nuevo disco se asemeja más a "The Burning Red" e incluso "Supercharger" que a la trifecta perfecta comprendida por los tres antecesores de "Catharsis". Ciertamente el disco es muy melódico. Ciertamente no deja de ser pesado. Ciertamente abunda el groove. Pero lo que también es cierto es que se nota la influencia de la música que siempre escuchó y sigue escuchando Robb Flynn: Hardcore, Punk Rock y Hip Hop. Hay estribillos muy pegajosos ("Catharsis""California Bleeding""Kaleidoscope"... ). Hay vestigios de Nü Metal ("Triple Beam", tema que habla sobre la época de dealer de Flynn). Hay un momento folk en formato canción de protesta incluso, el cual sorprendió y sorprenderá ingratamente a varios ("Bastards"). E incluso hay una suerte de balada ("Behind a Mask"). Lo importante es que Machine Head sigue editando discos, pese a quien pese. Y más importante aún: todos distintos y para todos los gustos.

Reseña por: DIEGO ALMEYRA

¡Mirá el videoclip de la canción "Catharsis"!

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.