Foto: difusión

Para empezar con esta historia, Scott Ian contó cuando se inició con el alcohol: "tenía 18 años, así que tenía edad legal para tomar, así que compré un vodka de mierd* que me intoxicó y no pude tocar las bebidas hasta los 90s. La cerveza y el vino me atraparon".

 

De esta manera, reveló una de sus peores anécdotas con unos tragos encima. "Luego de un concierto de Anthrax, estuve con un par de amigos de Metallica en San Francisco. Eran las 2:30 de la madrugada y ya todos estábamos muy borrachos. Sabíamos que la casa de Kirk Hammett estaba muy cerca y había un solo hombre que sabía dónde estaban las llaves, Mark Osegueda de Death Angel. Finalmente, entramos y tocamos Black Sabbath a todo volumen. Nos divertíamos, pero él estaba ahí, viéndonos. En esa época ya lo conocía 10 años, nunca lo había visto tan furioso y a la vez decepcionado". 

"Ahí no termina la historia, tiene un final feliz, ya que luego se convirtió en un tema de conversación amena."

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.