Foto: difusión

 
Black Sabbath siempre será recordado como un cuarteto. Esos riffs de Tony Iommi quedaron impregnados en nuestras almas que nunca hizo falta que alguien lo acompañe. Hoy, el mismo músico reveló porqué no se contrató a un segundo guitarrista.



"Trabajé con un guitarrista rítmico en una de mis primeras bandas con Bill Ward. Sonó muy bien, pero también habían cosas que me confundían. Pensé que sonaba raro y no combinaba bien. Ningún guitarrista toca de la misma manera, así que esas diferencias algún día pueden chocar. Así que mantuve a Black Sabbath con cuatro miembros".

"Al pasar los años toqué con otros guitarristas y tuve muchas buenas experiencias. Por ejemplo, funcionó cuando toqué con Brian May. Somos de la misma onda, nos entendemos y tenemos un respeto mutuo".

Hace poco, el ex Black Sabbath comentó que se encontraba en planes con el guitarrista de Queen para grabar un disco. Aunque ya no hay noticias relacionadas, todo en esta vida puede pasar.




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.