Foto: difusión
 
Hace solo unos días estábamos celebrando el 40 aniversario del disco emblema del heavy metal, "Stained Class". Las guitarras gemelas suenan a tope en pleno 2018, pero con la mala noticia de que del dueto hoy ha desaparecido. Glenn Tipton reveló que fue diagnosticado del mal de Prakinson hace 10 años. Sin tiempo que sus seguidores asimilen eso, ya designó a su reemplazo que será el productor Andy Sneap.


Glenn Tipton se unió a Judas Priest en 1974, a cinco años de su fundación y a solo unos meses de lanzar su disco debut "Rocka Rolla". Se quedaba solo unos meses hasta encontrar algo mejor, pero se dio cuenta que esto era el "algo mejor" que él buscaba. Desde entonces fueron desarrollándose las guitarras gemelas hasta evolucionar a los clásicos del heavy metal como "British Steel", lanzado en 1980.

Este proceso demoró bastante en tomar forma y como si se tratara de las evoluciones de las especies. En un primer momento, la banda fue muy influenciado por lo psicodélico, blues y el hard rock de la época. No se diferenciaban mucho de sus contemporáneos de Deep Purple o Led Zeppelin.

Propiamente dicho no eran heavy metal, sino un hard rock adecuado a la época. Pero innovan cuando cambian de apariencia y de actitud desechando la ropa colorida por la ropa de cuero. Pasaron por un proceso similar a los Scorpions que sirvió en definir cómo debería ser el heavy metal. No por algo son apodados 'metal gods'.

El heavy metal según Judas Priest debía ser con letras amenazadoras, tener apariencia de motociclista rudo y la música debe ser violento. Esto lo propaga Glenn Tipton desde hace 44 años. 

Nos sigue doliendo la partida de K.K. Downing, aunque el vació pudo haber sido tapado con el joven Richie Faulkner, los 'metal gods' perderán su identidad. Mejor dicho la insignia de las guitarras gemelas que tiene más de cuatro décadas instauradas. 

Finalmente, no nos hace falta repetir cuántos años Glenn está predicando el heavy metal. Cada ciclo tiene su final y a pesar de ser abrupta la decisión que tomó él mismo, la debemos respetar. No tiene sentido continuar si el físico no lo permite. Nos ha tocado un mundo cruel en donde tenemos la solemne misión de despedir y retirar a las leyendas como se merecen. Si quieren ser parte de ella, callen y aprecien porque mañana ya no estarán dando conciertos.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.