(Ph: Emmanuel Distilo)  El pasado sábado 17 de febrero se llevó a cabo la primera edición del Extrachaos fest, evento que tuvo lugar en el Teatro Vorterix de la Ciudad de Buenos Aires y que estuvo organizado por la banda de metal argentina Plan Cuatro, quienes se encargaron de cerrar la noche. La fecha también contó con la participación de las agrupaciones Pacto de Fuerza, Frater y Lepergod.

Las puertas del recinto abrieron a las 19:00hs y nomás habiendo pasado veinte minutos del horario de apertura, la banda de Metalcore Pacto de Fuerza subió al escenario. El conjunto brindó un contundente show con siete canciones, las cuales fueron “Leyes quebradas”, “El rastro de la huella”, “El legado”, “Miedos”, “Ciego pecador”, “Nuestra familia” y “Despertar”. Con media hora de recital, el grupo supo brindar un excelente show para abrir este festival que recién estaba comenzando.

A medida que pasaba el tiempo, más y más gente iba ingresando al teatro, dispuesta a ver al resto de las bandas del evento antes del acto principal de la jornada. Aproximadamente a las 20:00hs, Frater pisó el escenario del Vorterix. Mezclando melodías y elementos progresivos con el metal extremo, la agrupación brindó un show de poco más de media hora, el cual contó con seis canciones. Cuatro de estos temas fueron extraídos del último disco de estudio de Frater, titulado “Pulso en eclipse”. Las canciones interpretadas de este álbum fueron “Fuego”, “Gravedad”, “Requiem” y “Toda la sangre”. Sin embargo, el conjunto también le dio lugar a dos composiciones de su primer LP “Into the light” al tocar los temas “Truth in lie” y “Heir of thorns”. La agrupación, durante y al finalizar su concierto, agradeció a Plan Cuatro por la invitación a participar en el festival y a todos los asistentes que se hicieron presentes desde temprano para escuchar a Frater y a Pacto de Fuerza.

Siendo las 20:30hs todavía quedaba mucho metal por delante y lo que estaba por venir era uno de los platos fuertes de la noche. A las 20:50hs se abrió nuevamente el telón, revelando una escenografía muy oscura acompañada por una tétrica puesta de luces. Era momento de que Lepergod comenzase con su presentación. Con una música de fondo y los integrantes de espaldas al público, el show dio comienzo. “Insurrección” fue la primera canción interpretada por la agrupación, la cual fue rápidamente sucedida por “Vi la muerte””. Los ganadores del Wacken Metal Battle 2016 repasaron los mejores temas de su disco debut “Siniestro Éxtasis”, haciendo una cuidadosa selección del mejor material del mismo. Con “La cruz traidora” y “Diatriba infernal”, la banda demostró su destreza y velocidad a la hora de ejecutar complejas composiciones en vivo. La brutal introducción de “Alma solar” deslumbró a todos los asistentes tanto como la potente y feroz “Fuego salvaje”. Llegando al final del recital, subió una mujer cubierta con una túnica al escenario para hacer coros en las canciones “Himno a Sachayoj” y “Dark Seal (Through the Salt Flats”). Una vez finalizadas estas dos canciones, Lepergod dio por concluido su set y, tras agradecer a los asistentes, se retiró del escenario.
Ahora sí. Todo estaba listo para que la banda principal de la noche saliese a escena. 

Faltando un par de minutos para el comienzo del show, la gente comenzó a agruparse en el medio del recinto, anticipando la destrucción que estaba por darse en el Vorterix. Aproximadamente a las 21:45, con las luces ya muy tenues y una música sonando de fondo, se corrió el telón y se reveló el escenario. Los primeros en hacerse presentes fueron el bajista Matías “Lechu” Maharbiz, el guitarrista Pehuén Berdún y el baterista Gonzalo Espejo, quienes comenzaron a tocar la brutal introducción del primer tema de “Lleva tu mente al límite”, titulado “Soy el Fin”. Con el pogo que comenzó a armarse en el centro, salió a escena el vocalista Javier Kanario Compiano para que Plan Cuatro empezase a atacar con todo su pesado arsenal. Rápidamente tras finalizada “Soy el fin”, la banda atacó con su potente corte thrashero “Ojos del destructor”. Para no perder el hilo de la euforia, la agrupación enganchó con otro tema de su último disco. Esta vez fue turno de “Listos para matar”, canción con el hardcore como género predominante, artífice de rondas caloríficas y violentas en el medio del recinto.

Las primeras canciones del show pasaron como una rápida sucesión, sin demasiada interacción de la banda con el público, además de los típicos agradecimientos introductorios. Pasaron dos grandes temas de los primeros dos álbumes de la banda. Primero le tocó el turno a “Nuevo amanecer” del disco “Cambio de piel”, composición con muchos estribillos a lo largo de la misma coreados a pleno por la audiencia. La segunda canción de esta dupla fue la afamada “Mi religión” de “Dos caras”, uno de los discos más pesados de Plan Cuatro, con una grande cantidad de himnos que las viejas no se cansan de escuchar en las presentaciones en vivo de la banda.

“No sé si saben que tenemos un disco nuevo”, dijo el Kanario. “Ya hicimos tres canciones del nuevo álbum, ¿Hacemos una más? Quiero que esta ya se vuelva un clásico, a ver si me ayudan a cantarla”. Acto seguido, comenzó a sonar una de las canciones más aclamadas del último trabajo de la banda. “En la eternidad” puso a todo el público a cantar y a saltar al compás de cada estrofa y cada estribillo, estos últimos siendo coreados por cada alma en el Vorterix. El conjunto velozmente enganchó esta última canción con el track homónimo del disco “Lleva tu mente al límite”, tema con mucha diversidad de ritmos y que también, como muchas otras composiciones, se desarrolla a puro riff.
La agrupación le recalcó al público que este 2018 estaba marcando los quince años de carrera para Plan Cuatro. Tras este agradecimiento a todos por el aguante durante esta década y media transitada como banda, el grupo reveló que iba a tocar aquella noche por primera vez el tema “La pesadez de un nuevo mundo”, sexta canción de su último álbum. La lentitud y la pesadez se adueñaron del teatro, con esta canción muy reminiscente a Black Sabbath o incluso a Pantera por momentos.

“No tenemos “Ace of spades”, no tenemos “Breaking the law”, no tenemos “Roots” y tampoco tenemos “Walk”, aclaró el Kanario. “Pero tenemos un par de clásicos. Este es para todas las viejas”. Después de este mensaje, arrancó a sonar a todo vapor la potente introducción del corte homónimo del tercer álbum de la banda. “En mil pedazos”. La locura desenfrenada volvió a desatarse en el recinto. Esta canción anunció la llegada de un par de canciones de este álbum. Pegado al final de “En mil pedazos”, la batería de Espejo se mantuvo sonando para pasar a ejecutar un ritmo de medio tempo, mientras algunos machaques de la guitarra de Pehuén anunciaban el comienzo de “Mi falta de fe”, por supuesto con los infaltables gritos de “Hey” por parte del público en las vueltas de riff.
“Bueno viejas, que las cabezas rueden”. Tras estas palabras del Kanario, pasó a sonar una de las canciones más brutales de la noche. “El verdugo”, con sus secciones rápidas, estribillos melódicos entre comillas y excelente puente, liberó una batalla campal en el Vorterix, producto de un entusiasmo cada vez mayor por parte de la gente.

Reconociendo ser amigos del Hardcore y del Punk, el Kanario habló por toda la banda cuando se refirió a la tragedia que ocurrió con el baterista de la banda de Punk Superuva, quien había sido asesinado a la salida de un recital de la banda. Tanto el público como los integrantes de Plan Cuatro se solidarizaron con la banda y el baterista, mostrando el debido y merecido respecto hacia Juan Ledesma.

“¿Hacemos alguna de “Horizonte rojo sangre” les parece?, dijo el Kanario. “¿No? Si quieren canto alguna de Luis Miguel”. Tras esta pequeña broma por parte del vocalista la banda interpretó la primera de dos canciones del disco previamente mencionado. La primera fue “Yo lo quise así”, canción con mucho machaque y un estribillo muy aguerrido cargado de ira. “¿Saben qué? La música es la mejor arma”. Tras decir estas palabras el Kanario, el conjunto comenzó a hacer sonar “La mejor arma”, canción que cerró con la tanda de canciones de este disco.

El Kanario mencionó que un riff del medio de esa última canción que habían ejecutado le traía recuerdos de Leandro Zunni, difunto guitarrista de la banda. “¿Se acuerdan de Zunni?”, preguntó el Kanario. Por supuesto que el público respondió con una exorbitante ovación a estas palabras.
Uno de los mayores deleites gozados por la audiencia aquella noche fue escuchar muchas canciones de “Lleva tu mente al límite”. Hasta el momento la banda había interpretado seis de estos temas. Faltaban tres más. La primera de estas nuevas composiciones fue “La lengua del diablo”, canción que destacó principalmente por los coros del público en la sección instrumental acompañando los cantos del Kanario y la melodía de Pehuén.  El segundo tema de esta tanda fue “Jamás tendrás mi gloria”, una canción en donde predomina mucho la melodía, con un posterior breakdown que precedió un impecable solo de Pehuén.

“Ustedes saben que nosotros somos una banda de metal que comparte muchas cosas con otros géneros como el punk o el hardcore”, dijo el Kanario. “Y también tenemos muchas cosas de metal extremo. Yo me inicie con este género escuchando bandas como Cannibal Corpse, Morbid Angel, Obituary, Suffocation y muchas más bandas.” Después de esta gran presentación, la banda estrenó y ejecutó el tema más pesado de su arsenal. “Kamikazes” sonó por primera vez en el Teatro Vorterix, y sonó fantástica. Una excelente desenvoltura por parte de Gonzalo Espejo en la batería, mientras que “Lechu” y Pehuén mantuvieron la parte riffera para que el Kanario escupiese todas las brutales líneas de este devastador corte, el cual también tiene algunas melodías interesantes llegando a la mitad que remiten un poco al melodeath.

“¿Hacemos un par de covers les parece?”, dijo el Kanario. Fue momento de escuchar el típico medley de covers ejecutado por la banda en sus presentaciones en vivo. Este enganchado de temas comenzó de la mano de “Somebody put something on my drink” de los Ramones, siguió con “Walk” de Pantera y finalizó con “Roots” de Sepultura.
Después de este medley, el cantante anunció que Plan Cuatro estaría tocando en noviembre en un festival a desarrollarse en cuba con artistas de gran magnitud.

“Vamos con las últimas cuatro canciones” dijo el Kanario. Para la primera de estas canciones, la banda invitó a Leo di Stefano, ganador del concurso “Toca la viola con Plan Cuatro”, a tocar la canción “Destino” con ellos en el escenario. El guitarrista invitado se desenvolvió estupendamente, ejecutando cada nota de cada riff a la par de Pehuén. Una vez finalizada esta canción y habiéndose despedido, público y banda, de Leo, la banda atacó con “Entre la vida y la muerte”, canción muy rápida del primer disco de la banda, que reavivó los moshpits en el teatro.

Ya llegando al final del show, la banda dio cierre a la jornada con sus mayores clásicos. Primero pasó “La Jaula”, la cual puso a todos a cantar como si fuese la última canción de la noche. Pero el público cantó aún más fuerte con “Ella”, tema que efectivamente fue el último de la noche.

Finalizada esta primera edición del Extrachaos fest, no es arriesgado decir que existirá otra edición el año entrante, ya que el evento de este 2018 fue un total y completo éxito. Las tres bandas brindaron actuaciones memorables, y Plan Cuatro se encargó de darle un cierre monumental a la fecha. Una auténtica fiesta veraniega y metalera.

CrónicaFederico Solari



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.