PH: Juanjo Diamond
La música pesada no se toma vacaciones y sigue enriqueciendo el verano de miles de metaleros cada fin de semana. El pasado viernes 9 de febrero, la locomotora del Heavy Metal Argentino, Tren Loco, se presentó en el Teatro Vorterix de Colegiales. Esta fue una fecha muy especial para la banda, debido a que esta fue la presentación oficial de su DVD “Perforando la Ruta Tour”, producción filmográfica que fue grabada durante esta misma gira, recorriendo las vivencias que el grupo experimentó durante este tour. Como si esto fuese poco, la fecha no solamente contó con la participación de Tren Loco, sino que también se hizo presente la histórica banda Jerikó, agrupación que dio comienzo a su gira “Jerikó 25 años” aquella noche.

Antes de la presentación de estos dos pesos pesados, la banda Residual se encargó de dar comienzo a la jornada desde muy temprano. Apenas diez minutos luego de abiertas las puertas, este novedoso conjunto aportó los primeros gramos de metal de la velada ante una generosa cantidad de público, que se acercó desde temprano a presenciar esta primera actuación de este evento.

Minutos antes de las 20:00hs, bajaron las luces y salió a escena Jerikó con su brutal “Bajo mi Ley”. Cada vez más y más metaleros comenzaban a hacerse presentes dentro del recinto. La banda presentó temas de toda su discografía, pasando por infinidad de clásicos durante el transcurso de toda la velada. “Mundo de Hoy” y “Vuelo 11” continuaron con este show, cuya contundencia y solidez iba atrapando cada vez más a la audiencia. El ambiente se apaciguó un poco con la poderosa balada “En Penumbras”.  Llegó un doblete del disco “Tierra Violada”. Primero pasó la potentísima “Por mis venas”, tema artífice de un gran pogo en el medio del teatro, sucedida por el gran clásico “Vivir así o morir”, canción que se desarrolla a puro riff y virtuosismo.

La séptima canción del repertorio de Jerikó fue “Gran Pared”, tema que la banda presentó en el 2016 y que formará parte de su próxima placa discográfica. Otra composición relativamente novedosa fue “Esquizofrenia”, track extraído del último trabajo de estudio de la agrupación “En Origen”. Los clásicos siguieron de la mano de “Arrastrado” y “Desde los fríos muros”, con un público que coreaba cada canción más fuerte que la anterior. El viaje por los álbumes de la banda seguía, ya que el conjunto nos hizo saltar de lo más viejo a lo más nuevo en cuestión de minutos. “Secreto” fue el último tema del disco “En Origen” de la noche, canción cuyo final dio el pie para el comienzo de “Reventado”, otro clásico de gran magnitud.

“Esta canción la arranco yo”, dijo el vocalista Iván Sención. “¡Yo solo quiero pogo y aguante!”. Después de este desgarrador grito por parte del cantante, comenzó a sonar el tema “Nada en vano”, canción que desató un pogo inmenso entre el público. Para culminar con esta gran presentación, Jerikó se despidió con las canciones “Sin vos” y “No pares”, dejando al público en llamas para la actuación principal de la noche.

Siendo las 21:10hs y habiendo finalizado el recital de Jerikó, la gente comenzaba a prepararse para el gran espectáculo de Tren Loco. Algunos amenizaban la espera en la barra, otros visitaban el puesto de merchandising y otros se quedaban próximos al escenario en vísperas del show.
A las 21:45, la iluminación se atenúo y, con el telón que comenzó a correrse, arrancó a sonar la poderosa “Venas de acero”, anunciando el comienzo del recital de Tren Loco. Con este potente corte homónimo del sexto disco de estudio de la agrupación, la locomotora del metal comenzó a desplegar todo su pesado arsenal dentro del Vorterix. Finalizada esta canción, la banda velozmente nos hizo viajar en el tiempo para disfrutar del clásico tema “Piso al taco”. El poderoso estribillo “Piernas, piso al taco y rock and roll”, fue lo que corearon todos los fanáticos al unísono en cada una de las oportunidades.

“Pan y vino, pan y vino, pan y vino, pan y vino, el que no grita Tren Loco para qué carajo vino” comenzó a corear el público, cántico que se repitió en muchas instancias a lo largo de la noche.  Después de una palabras de agradecimiento por parte del guitarrista Cristian “Zombie” Gauna, la banda atacó con otro tema de su primer disco. Esta vez le tocó el turno a la canción “Última noche en Tokio”, tema algo más lento que los anteriores, pero muy cantado por el público también.
“Estuvimos viajando por todas las provincias y es un honor para nosotros estar hoy acá” dijo el cantante Carlos Cabral. “Hace un tiempo ya que no tocábamos en el Teatro Vorterix y estamos acá con mucho huevo, así que quiero que para el próximo tema abran un pogo”. Obedeciendo al vocalista, el público comenzó a amasijarse en el medio, al compás del gran tema “Apocalipsis”.

Después de demostrarle a la agrupación que había mucho aguante por parte del público aquella noche, el conjunto continuó con “Los Kilmes”, una excelente composición de Zavala y Zombie.
Cabral comenzó con un “Hey, Hey, Hey, Hey” que fue rápidamente mimetizado por el público. Acto seguido, el conjunto le dio para adelante con la canción “Al Compás de la Mentira”, tema rápido y conciso que ataca de manera muy metálica. “¿Después del recital se van a tomar algo no?” dijo Cabral” “No importa que mañana haya que laburar, ustedes seguro se van a tomar”. Esta fue la breve introducción que armo el vocalista para otro tema del disco “Venas de acero”. Esta vez, fue momento de que sonase la canción “Bar Latino el Ginebrazo”, track que hace alusión a los bares y a salir a beber con amigos.

Finalizada esta canción, Cabral avistó un pequeño niño entre la audiencia. El vocalista pidió un aplauso para el joven metalero y le entregó una carpeta de la banda, la cual contenía repertorios de recitales pasados. Siempre es bueno ver como cada vez van apareciendo más y más niños que, en un futuro, serán nuestra nueva generación del Heavy Metal.

Llegó el primer tema del disco “Ruta 197”. “Pampa del Infierno” llegó para desatar un auténtico infierno, valga la redundancia. Una letra con un gran mensaje por parte de la banda, como muchos otros temas de este álbum. Tras esta canción, el señor Gustavo Zavala dirigió unas palabras a la audiencia, agradeciendo también a Residual y a Jerikó, felicitando a estos últimos por sus 25 años de trayectoria. A continuación, el mismo Zavala comenzó a deleitar a la audiencia con un solo de bajo, marcando y demostrando su dominio y profesionalismo detrás de las 4 cuerdas. Este solo fue muy rico en cuanto a lo musical y a lo interpretado. La primera de estas secciones fue de Zavala en solitario, incluyendo diversas técnicas como por ejemplo, el tapping a dos manos. La segunda sección fue un segmento del “Himno a la alegría” con una base de batería pesada ejecutada por el titán tras los parches, Dany Wolter. Para culminar con este solo, Zavala empezó a tocar el himno nacional, a lo que más adelante se sumaron la batería, las guitarras y por supuesto, el público.

Después de este gran momento del show, el señor Zombie se hizo cargo del micrófono y pidió a todos que lo ayudasen a cantar la siguiente canción. De esta manera, llegó el tema “Por Knock Out”, única canción del disco “Vieja Escuela” interpretado aquella noche. Posteriormente pudimos disfrutar de unas de las duplas de canciones más brutales de la velada. Extraídos del disco “Ruta 197”, pasaron las bombas sónicas “Endemoniado” y “Fuera de la ley”. Para esta seguidilla de canciones, la banda invitó a un amigo de Tren Loco a cantar junto a Cabral. El señor Horacio Giménez Aguer, vocalista de la banda Apocalipsis (agrupación que más adelante, con nuevos integrantes, se convertiría en Tren Loco). El primero de estos temas fue cantado de principio a fin por todo el teatro, tanto las calmas estrofas como los apoteósicos estribillos. Una vez finalizada esta canción, Cabral pidió que se armase un pogo gigante en el medio y “Fuera de la Ley” hizo vibrar a un Vorterix cargado de adrenalina.

Tras la despedida y ovación de Giménez Aguer, “Pueblo Motoquero” fue la encargada de vigorizar aún más a una audiencia que venía acumulando locura con cada canción. Una vez finalizada esta canción, Cabral comenzó a cantar las siguientes palabras: “Menú de birras en el barrio bajo…” Esta breve frase fue suficiente para que el público captase lo que estaba por venir y continuara cantando junto al vocalista. De repente, finalizó el canto para que la lenta y pesada introducción de esta canción comenzase a sonar. Los pogos no cesaban y la energía transmitida por los músicos era el motor de la alegría y euforia del público.

“Gracias por venir hoy a hacernos el aguante loco”, dijo Cabral. “El Heavy Metal siempre va a estar vivo en todos y cada uno de ustedes”. Ya llegando al tramo final de esta fiesta metalera, la banda dio comienzo al último tridente de canciones de la noche. “No me Importa” fue la primera en pasar, con estribillos coreadísimos y, en ocasiones, cantados en soledad por el público sin acompañamiento alguno por parte de los músicos. “Tierra Negra” vino en segundo lugar, tema con una gran letra, con la cual muchos de los fanáticos logran identificarse y sentirse parte de un mismo tren. Rápidamente, la banda enganchó el final de esta canción con uno de sus mayores éxitos. “Tempestades”. Una canción esplendida, con una gran batalla de solos entre Zombie y Pablo Soler en el intermedio instrumental, la cual sirvió excelentemente para cerrar una fecha formidable.


El Heavy Metal Argentino sigue gritando presente, y lo hace cada vez con más fuerzas. Tren Loco, una banda más que consolidada dentro de la escena local, está celebrando este 2018, 28 años de carrera musical. El conjunto sigue pisando fuerte en cada lugar al que va, plantando su estandarte metalero en cada recinto de cada rincón del país, y el Teatro Vorterix no fue la excepción.
Tren Loco Vorterix
Crónica: Federico Solari
Fotografía: Juanjo Diamond

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.