Foto: difusión

Cuando un concierto de ópera termina de manera fantástica, al cantante le tiran  un centenar de rosas. Cuando le va mal botellas, tomates y basura. Si es un concierto de heavy metal es horrible, ¿será que el público se ponga a lanzar dardos? Esto le pasó a Metallica y Jason Newsted lo cuenta todo.


"El primero en darse cuenta fue James. Luego, todos comenzamos a ver qué es lo que sucedía hasta que cayó un segundo, tercero... Los de seguridad comenzaron a buscarlo con lásers. Cuando lo encontraron dijimos: 'ese tipo nos acaba de lanzar dardos'. Así que fue un grandulón a encararlo, pero el chico era más rápido y se subió al escenario esquivándolo.  Todos empezaron a aplaudir y nosotros solo estábamos observando todo. Hasta que se vio acorralado y saltó al público. Ellos se hicieron a un lado y él se golpeó con un asiento. Se le salió el hombro y fue muy brutal. Finalmente, vino un policía y se lo llevó. La gente debe tener cuidado".  




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.