Foto: difusión

Le empezaron a fallar cosas pequeñas y diariamente. Un día, se acercó a la batería para hacer lo que más le gusta en este mundo. La experiencia no fue grata. Empezó a hacerle algunos arreglos. Le incomodaba las posición de los tambores, luego el hi hat, seguido de los pedales... Algo andaba mal, tenía un mal presentimiento pero siguió tocando.


El 6 marzo de 2014, fue un pésimo día para el baterista y uno de los fundadores de Mr. Big, Pat Torpey. Fue diagnosticado del mal de parkinson. Confesó que los síntomas habían comenzado en 2008, realizaba con dificultad las tareas cotidianas a la perfección.

Intentó de todo desde neurólogos, terapia física, psiquiátricos y hasta que para estar seguro, fue a una segunda opinión. Cuando le hacía un examen, Pat sintió que la mirada de la doctora le decía "él tiene parkinson".

Si es que desde 2008 comenzaron los síntomas, el estado de salud de Pat se complicaba poco antes de la reunión de Mr. Big en 2009. Cinco años tuvieron que pasar para que formalmente Pat comprendía lo que le pasaba a su cuerpo y no fue hasta en ese entonces que pidió ayuda en lo laboral. Pidió un respiroen la gira del disco "...The Stories We Could Tell" en el periodo 2014-2015. Su brazo se cansaba más rápido de lo normal.

Michael Starr fue el elegido y lo ayudó en la mitad de cada concierto. Aunque había tocado con Billy Sheehan, Pat no lo conocía así que decidió verlo en YouTube. Quedó asombrado y cuando lo vio en persona constató que tenía el estilo del gran John Bonham.

Aunque Pat siempre fue una persona con bastante energía, esta enfermedad hace que la persona se canse rápido y las pastillas lo dejaban sedado. Lo peor es que se sentía bastante deprimido. Los bateristas congeniaron muy rápido y desarrollaron una buena amistad que les permitió de cualquier tema por horas.


"He sido baterista por 45-50 años, de pronto es como que 'el solía ser un baterista'. Es así como lo proceso. Mi identidad cambió. Siento que me lo quitaron". Pat Torpey


Al comienzo, no sabía qué hacer, por suerte, su esposa y su banda Mr Big lo apoyaron. Sus compañeros de banda lo invitaron a ser partícipe de la grabación del nuevo disco Defiying Gravity y también tocó un par de canciones en la gira.

Billy Sheehan decía lo siguiente: "Desafortunadamente, Pat está en una situación difícil, como banda no estamos asegurando que sepa que estamos con él. Es una situación difícil para todos, pero él ha demostrado que tiene un coraje y fuerza increíble. Está inspirando a mucha gente alrededor del mundo. Nos llegan e-mails a diario con mensajes positivos". 

Es difícil tener que aceptar una enfermedad de esa magnitud, mucho menos si a uno le quita lo que más le apasiona en la vida. Pat fue grande darse cuenta que todavía valía la pena vivir. Lógicamente tuvo depresión, pero los últimos años de su vida se enfrentó a lo que se había convertido de su mejor amigo en su némesis, la batería. 

En la gira saludaba a sus fanáticos con una gran sonrisa y tocaba su percusión como los grandes. Con eso demostró ser uno de los hombres más valientes del mundo. Hasta pronto Pat Torpey.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.