¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: difusión


"Un día estás en la cima del mundo, el otro eres un don nadie", así empezó a narrar el ex baterista de Guns N' Roses, Steven Adler la historia de cómo lo botaron de su banda.



"La droga fue lo que desencadenó mi punto más bajo. Un día me di cuenta que ya no las quería,  no era tan genial como antes. Una vez que dejé la heroína, me puse muy enfermo. Me dolían hasta los huesos y solo quería morir. Llamé a mi mánager y le dije que me sentía mal. El doctor me dio un bloqueador opiáceo para calmar mis dolores".

"Pasaron tres días y seguía igual. En eso me llama Slash para grabar 'Civil War'. Le dije que estaba enfermo y si podía esperar una semana. Me respondió que no podían perder tiempo ni dinero. Así que no tuve más opción en ir a hacer mi trabajo".

"Hice lo mejor y toqué unas 20 veces mi parte. Se estaban desesperando porque les decía que estaba enfermo y se me dificultaba. Ellos me dijeron que estaba hecho mierd*. Y así fue como me botaron".

"Tenía mánagers, técnicos, una banda, agentes y contadores, pero de un día para otro estuve solo, ya no tenía a nadie. Sentí que iba a ser uno de esos rock stars que moría a los 27. Lo 90s fue lo peor, apestaron. Me botaron de GN'R, me hicieron firmar papeles. Me quitaron todos los derechos, así que tuve que hacerles un juicio".

"Quería limpiar mi vida porque ya estaba cansado de esta vida, pero estuve mucho tiempo con el corazón roto y no podía dejar de pensar en todo lo negativo. Todo lo que pensaba era en suicidarme".

Steven Adler ganó el juicio ante su ex banda que impuso en 1991. Una suma de dos millones de dólares le fueron entregados y con eso se selló su expulsión. Hoy en día lejos de estar peleados, la relación con Axl y compañía es relativamente buena. Aunque no es miembro oficial ha participado como invitado en numerosos conciertos.




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.