Foto: Difusión
Cuando Lemmy Kilmister falleció en el 2015, el artista Wes Winship regresó de Minneapolis para visitar a su madre en San Francisco. Winship, además de la visita familiar, sintió que sería un homenaje adecuado dirigirse a Ocean Beach con su amigo Cory Weisskirk y pintar un enorme mural de más de 60 pies en una pared.

Este año, Winship regresó a casa otra vez y decidió pasar por el mural una vez más para retocarlo. A diferencia de la última vez, Winship y Weisskirk fueron arrestados esta vez por el Servicio de Parques Nacionales y Winship tuvo una opción: llamar a su madre de 71 años de edad a la mitad de la noche para informarle lo sucedido o ser arrestado. Winship tomó la última opción.



En última instancia, el caso de Winship y Weisskirk fue desestimado por un juez del Tribunal Superior y según informa el diario SF Gate el dúo "deberá pagar $ 2,560 en restitución además de las tarifas de libertad bajo fianza y otros gastos que acumularon en los últimos dos meses que duró el problema. " Winship no está exactamente de acuerdo.

"Estaba realmente enojado con lo absurdo de todo esto. Era un graffiti, además  definitivamente había muchos admiradores del (mural). Esto es un tributo a un hombre muerto".





Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.