Foto: difusión

El año 1986, fue una etapa próspera para el thrash Megadeth estrenaba 'Peace Sells', Slayer 'Reign in Blood' y Metallica 'Master of Puppets'. Lanzado en venta un 3 de marzo, tuvo un récord de 72 semanas en las listas Billboard empezado en el puesto 128 y escaló 100 posiciones. La RIAA la certificó 6 veces platino por haber despachado 6 millones de unidades solo en EEUU. 


Este es el disco que marcó un antes y un después de Metallica. Sin publicar ni un videoclip o un single, el álbum logró la internalización en listas alemanas, suizas, fineses, suecas, australianas, noruegas, canadienses y británicas. Esto lo notó hasta Ozzy Osborune quien los llamó para su gira solista en EEUU de marzo a agosto. Cinco meses de pura diversión.

'Alcoholica', por obvias razones los llamaban los medios masivos que ahora sí estaban interesados en entrevistar la banda. El cuarteto utilizaba unos polos que decían 'Drank 'Em All' para crear polémica. 

No es broma
 Las bromas no terminaban ahí, Ozzy Osbourne pensaba que Metallica se burlaba ellos cuando tocaban algunos riffs de Black Sabbath. Sin embargo, los jóvenes solo traban de mostrar que era un honor poder compartir escenario con 'el príncipe de las tinieblas'. Como cuando sailó de gira con 'Infectious Grooves' de Robert Trujillo el trato de Ozzy trato fue excelente, como de un padrino.

La banda de San Fracisco tocaba un set de 45 minutos intensos que todo querían acelerado. "Las ciudades grandes están preparados para Metallica", afirmaba Lars Ulrich que vivía sus sueños. El público iba con la intención de ver a la leyenda viva, Ozzy Osbourne, pero se iban siendo fanáticos de la todavía joven Metallica. Ellos sabían naturalmente cómo hacer conciertos en los grandes estadios. 

No todo fue alegría en este tour que tuvo algunos incidentes. James Hetfield se rompió la muñeca en un accidente de skate, lo reemplazó su técnico John Marshall. Obviamente, no cancelaron la gira y Hetfield se encargaba de los micrófonos.

James Hetfield, vocalista de Metallica

Todo iba encaminado perfectamente, después de un mes de la gira americana con Ozzy, salieron junto a Anthrax rumbo a Europa. Nadie se imaginaría que terminaba siendo Suecia el destino faltal, de su bajista Cliff Burton. La banda de San Francisco tuvo que cancelar la gira y regresar a su país natal para iniciar la búsqueda de un nuevo bajista.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.