Foto: difusión

El sentido de culpa estaba consumiendo a Ozzy Osbourne, quien se quedó dormido una mañana de un 18 de marzo de 1985 para solo despertar y ver morir no solo a su guitarrista, sino a su gran compañero Randy Rhoads. Su soporte fue su novia y futura esposa, la mánager Sharon Arden quien le había dicho que el show debía continuar.

Sharon sentía que si no hacía algo, Ozzy nunca retornaría a la música. Por eso, ella llamó a Bernie Torme, quien recientemente había dejado de ser guitarrista de la banda solista de Ian Gillan (Deep Purple).


Así que le ofrecieron unos 2000 libras esterlinas a la semana y voló a EEUU para unirse a la banda que en el teclado estaba Don Airey, en el bajo Rudy Sarzo y en la batería Tommy Aldridge. Lo curioso es que Sharon le dijo $ 200 a la semana y no 2000 libras, el responsable fue su hermano, David. Sin embargo, el acuerdo ya estaba hecho y no había nada que hacer.

El nuevo guitarrista se presentó un sábado cuando un jueves había pasado el horrible accidente que se llevó la vida de Randy Rhoads. "No había pasado ni una semana. Había una mala atmósfera y era entendible. Tommy y Don querían continuar con el proyecto, pero Rudy y Ozzy parecía que no", declaró Bernie.

Pasó por una audición y ensayos por tres días. El primer show con Bernie Torme en la guitarra se dio el 1ero de abril en Bethlehem, EEUU. No fue un buen día para él, no escuchaba nada por la acústica, solo lograba percibir los tambores de Tommy y la voz de Ozzy. Para rematar, él sentía que si hacía algún solo o un riff, la gente lo miraba y pensaban: "él no es Randy". Ozzy tampoco lo estaba pasando de maravilla. Según Torme, salió del escenario llorando. "Creo que fue porque su carrera era una mierd* y Randy le devolvió la vida".

Siete largos conciertos le esperaban a Torme, pero que ya se sentía con más confianza cuatro días después del primer concierto, ahora en el Madison Square Garden. El guitarrista no continuó más en el tour de Diary of a Madman Tour, habían conseguido a Brad Gillis de Night Ranger.

"La gente no entendía cómo era mi situación. Me decían cualquier tipo de comentarios y sentían que tenían el derecho de decirme cualquier cosa. En un plano emocional fue muy terrible para mí. Sigo teniendo pesadillas de lo ocurrido. Sin embargo, cuando me preguntan cómo fue la paga... digo que fue muy buena".

Bernie Torme aceptó el gran reto de tomar la posta de Randy Rhoads. El trabajo no le asentaba de lo mejor por los viles comentarios de los supuestos fanáticos y porque fue un tiempo de luto. Quedó sin congeniar bien con la banda y se marchó al mes. Sus siguientes trabajos fueron sus bandas solistas en la que incluyó al vocalista Phil Lewis de L.A. Guns y también formó Desesperado con Dee Snider (Twisted Sister).



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.