Los fineses dieron inicio a su gira por Chile


Timo Kotipelto y Jani Liimatainen, dos leyendas del Power Metal finlandés, llevan muchísimos años colaborando entre ambos y, luego de giras con su proyecto Blackoustic alrededor de Europa, llegó el turno de Chile y con un sabor bastante especial, puesto que no se haría sólo un show sino que cinco repartidos a lo largo del país. El recinto escogido para el concierto de Santiago fue el Club Subterráneo, lugar que ya ha sido testigo de conciertos de este estilo, como el de Rage a principios de año.


Un público que entró de manera calmada pero en masa al recinto de Providencia que generó mucho calor desde temprano, con bastante gente haciendo fila por horas. Tras casi una hora haciendo la previa con Ozzy Osbourne de fondo, a las 9 de la noche se apagan las luces de forma definitiva para recibir a la dupla nórdica, que abrió su presentación con ‘Sleep Well’, parte del catálogo solista del vocalista de Stratovarius. A pesar de ser un concierto acústico, la energía de los asistentes se desbordó a cada instante. Luego de presentar al guitarrista Jani Liimatainen, Timo anuncia que tocarían una canción de su banda y no es cualquiera, puesto que ‘Black Diamond’, es una de sus joyitas eternas que ya tiene más de dos décadas de existencia y sigue generando el mismo furor que siempre, coreada con fuerza por casi todos los presentes en el club.

Con un set lleno de éxitos de Stratovarius, entre los cuáles se escucharon ‘Season of Change’, ‘Shine in The Dark’ y ‘A Million Light Years Away’, Timo demostró que sigue teniendo una calidad vocal envidiable y, además de eso, cada persona que llegó a presenciar este espectáculo hizo sentir que por estos lados se extraña mucho a la banda, que no viene hace cinco años a Chile. Jani Liimatainen, ex guitarrista de Sonata Arctica, se presenta al público chileno aduciendo que han pasado 16 años desde su única visita a este lado del mundo y sin dejar de bromear en ningún momento, ya que el pelirrojo instrumentista, además de lucirse en las seis cuerdas y hacer los coros más agudos, hizo reir a carcajadas al respetable con chistes sobre sus borracheras y el por qué tocó con Sonata en sus inicios (según él, sólo fue por dinero y no sabía qué hacer con su vida), lo que fue seguido por 'My Selene', tema compuesto para el álbum ''Reckoning Night'' de la banda liderada por Tony Kakko, el que fue vitoreado por gran parte del público.Sin embargo, luego de este último corte, el club Subterráneo fue un mar de lágrimas gracias a 'Forever', balada de 'Strato' que fue un puñal en los corazones rudos de muchos en el recinto. Cantada de principio a fin como casi todo el repertorio entregado en la velada, Kotipelto se muestra bastante emocionado por la respuesta de unos fans felices hasta las lágrimas.

También hubo espacio para clásicos del Heavy Metal, los cuáles fueron presentados como 'los únicos temas con los que no se aburrirán', lo que causó risas entre los presentes. 'Holy Diver' de Dio, 'Perfect Strangers' de Deep Purple e incluso 'The Trooper' de Iron Maiden se dieron cita en la primera de cinco fechas de Blackoustic en nuestro país, destacando la fuerza de los fanáticos y, por supuesto, del dúo que ha recorrido muchos kilómetros en muy poco tiempo y lo seguirá haciendo. Todo en nombre de la música, dicen por ahí.Tras tocar 'Paradise' de Stratovarius, canción que también genera un estallido que no necesita distorsión ni baterías para hacer saltar a varios con sólo la voz de Timo y la guitarra acústica de Jani.

La jornada sabatina siguió su curso tras una pequeña pausa generando aplausos eufóricos, puesto que vuelven al escenario usando camisetas de la Selección Chilena de fútbol. Tras escuchar atónitos los 'C-H-I' del público, se aprestan a seguir tocando su repertorio, comenzando con una canción en finlandés de su autoría, 'Karjallan Kunnailla', que no todos cantan pero sí siguen moviendo sus brazos al ritmo de la balada. Con una noche que casi llega a su fin, el dúo dinámico se lanza con 'Coming Home' y 'Hunting High And Low', dos cortes más de Stratovarius donde quizás el último mencionado produjo el clímax de la jornada, con todos los presentes gritando el coro con todas sus fuerzas. Si esto no es muestra de que Chile extraña en demasía a Strato, no hay otra manera de hacerlos entender esta petición. Al llegar al momento cúlmine de su concierto, Timo y Jani dicen que nadie debe irse sin una sonrisa en sus labios, por lo que la última canción tiene que ser muy alegre. Liimatainen comienza la intro de un clásico que sobrepasa estilos, 'The Final Countdown', de Europe y la gente de a poco comienza a distinguirla, puesto que con guitarra acústica algunos cortes no son tan reconocibles desde un principio. El concierto de Blackoustic se cierra con un extracto de 'Killed By Death' de Motörhead y, tal como ellos dijeron, los centenares de fans se van con una sonrisa de oreja a oreja. 


Pocas veces toca presenciar shows íntimos y especiales como el que se acaba de vivir, con una energía de parte de músicos y público dignas de recordar y que, esperemos, se repita en las próximas fechas de su gira. Fue un concierto que tuvo de todo: gran organización, público a las alturas y en masa, sonido correctísimo y las canciones escogidas funcionaron de gran manera, incluso en formato acústico. Ojalá hayan más oportunidades de ver Power Metal y, sobretodo a la banda de Kotipelto y compañía en el último lugar del mundo, donde los Diamantes Negros volvieron a brillar con más fuerza que nunca en Chile.


Crónica de Samuel Víctor Acevedo
Fotografía de Camilo Ponce (Xpansion Producciones)

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.