Foto: difusión

Un Kerry King preocupado entra al estudio en 2008. “Puede ser que este sea el primer disco en mucho tiempo que va a tener algún tipo de relleno”, se dijo. La banda no había escrito material, ni si quiera tenía cosas preparadas para su nuevo disco.

Escéptico, pero decididos, los de Slayer simplemente entraron a matar a componer el nuevo material.


Tom Araya tenía algunas ideas de letras de canciones, así que se las presentó a Jeff Hanneman, para ver cómo los podía utilizar. El chileno terminó asegurando que este tema es dinámico y también es una de las más clásicas de Slayer. “Es una canción especial, puedes empezar un concierto”, así se refirió a la canción "Word Painted Blood".

De la misma manera, acudió a Dave Lombardo, escuchó la música que compuso el guitarrista y asustado le confesó: “lo que me vas a hacer tocar… estás tratando de matarme con estas línea de batería”. Cuando el baterista se sentó en el estudio, logró tocarlo con solo un poco de dificultad.

La afición por los temas bélicos de Jeff Hanneman comenzó desde temprana edad, ya que tuvo familiares veteranos de guerra, esto fue reflejado en los temas “World painted blood” o “Unit 731”.

Muy contrario de esta temática, Jeff escribió “Beauty through order”. Comenta que siempre quiso componer sobre la primera asesina en serie conocida. En este caso, Elizabeth Bathory. “No encontraba un ángulo para abordarlo, no puedo escribir como una mujer, ¡soy un tío!”, confesó. Finalmente, con más calma: “(la asesina) es mala, tuvo mucho poder y mató gente. Así que comencé a escribir y las letras simplemente fluyeron”.

Por otro lado, Kerry King estuvo satisfecho con el disco, “creo que todas las canciones salieron bien, mi preocupación era que todo suene similar, pero todo salió distinto”.

Sobre su relación con Jeff, Kerry aseguró que “me gusta cuando él escribe bastante como en este disco. Cuando yo compongo suena a thrash con una pisca de punk, pero cuando Jeff compone, es un punk con una pisca de thrash. Congeniamos muy bien”.

Así se hizo el último disco con la alineación original de Slayer. Dave Lombardo tomaría otro camino y lamentablemente Jeff dejaría de existir.

El legado que deja el guitarrista es inmenso, su aporte al thrash metal, su amor hacia el arte es único. Jeff nos regaló temas como “Angel of death” o “South of heaven” y muchas veces era difícil creer su capacidad por ser una persona reservada.


El guitarrista decía que él esperaba estar en una banda revelación, la cual iba a revolucionar al metal, nosotros le respondemos que ese grupo fue Slayer. Descansa en paz hermano.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.