El pasado viernes 22 de diciembre, nos acercamos a presenciar el show que dio Horcas en la Casa del Rock, ubicada en el barrio porteño de Palermo. El recinto, abierto hace poco más de un mes, promete ser una gran sala para futuros eventos y, con muchas fechas pactadas por delante, un buen hogar para muchos recitales metaleros.
Después de girar por toda la Argentina, celebrando el vigésimo aniversario del disco “Vence” durante todo el año, Horcas dio su último recital del año en Capital. Originalmente, el show estaba pactado para el 17 de diciembre, pero por cuestiones ajenas a la banda, la fecha tuvo que ser trasladada al 22 del mismo mes.
Me acerqué al lugar del evento a las 20:00 hs y, si bien las puertas todavía no estaban abiertas, de a poco iban aglomerándose los fanáticos en la entrada del local. Aproximadamente a las 21:15, se habilitó el ingreso y todos pudieron subir los dos pisos de escaleras que separaban a los metaleros del tan ansiado show. La sala del lugar no cuenta con un espacio muy vasto. Es más bien un lugar íntimo, para que las bandas puedan brindarle su show a un grupo reducido de seguidores.
A las 21:50, se apagaron las luces y la banda apareció en el escenario. A puro machaque y doble bombo, comenzó a sonar la canción “El Agite”, la cual sirvió para poner a todos a cantar desde un principio. Incluso para el último estribillo, la banda hizo silenció y, con el simple acompañamiento del bombo de Mariano Elias Martin, el público adopto el papel de vocalista para culminar con este primer tema de la noche.
“El Juego” fue la encargada de suceder a esta primera canción, con mucho cambio de iluminación acompañando el tema. Los estribillos se escucharon a todo pulmón y el sonido estaba de maravilla. Tras agradecer a Casa Rock y a los fanáticos por estar presentes en el día de la fecha, la banda siguió con otro tema del disco “Demencial”. Esta vez le tocó el turno a “El Cambio”, canción que Walter Meza dedicó a todos los que estaban pasando un difícil momento por falta de trabajo y nos invitó a todos a levantar el puño bien alto.
“Quiero contarles muchachos, que esta semana vamos a grabar los dos primeros temas del nuevo disco”- dijo Meza.- Después de una gran ovación por parte de la audiencia, Horcas comenzó a hacer sonar el tema “Reacción”, canción que fue velozmente enganchada con “En la Jaula” para meter un gran doblete thrashero.
Tras estos dos temas, Meza le cedió la palabra al bajista, Norberto “Topo” Yáñez, quien se encargó de agradecer a todos por estar presentes y de desearles felices fiestas a cada uno de los asistentes al show.
“¡Mano dura para ustedes!” gritó Meza. Acto seguido, a puro riff y golpes de batería, arrancó este clásico corte de la banda, con muchos versos coreados por el público y algunos pogos que tuvieron lugar en el centro del recinto.
“La canción que vamos a hacer ahora habla de la gente que tiene miedo” dijo Meza. “Nosotros hacemos Heavy Metal en un país donde se escucha música careta ¡Aguante el Heavy Metal argentino!” Tras estos gritos de batalla por parte del vocalista, sonó la emotiva “Punto Final”, con un tempo mucho más enlentecido que los temas anteriores. “Mentiroso” fue un tema a puro riff, claro estandarte de la época en la cual Civile estaba al mando de la agrupación. La canción fue perfectamente ejecutada, con un muy buen trabajo instrumental y un gran desempeño vocal por parte de Meza.
Antes de dar paso a la siguiente canción, la banda dijo lo siguiente: “Estamos orgullosos de decir que vamos a traer un disco en 2018 que les va a volar la peluca a todos”. Después de presentar a todos los integrantes de la agrupación, comenzó a sonar el tema “Sin Salida”. En un determinado momento de la canción, Simcic se bajó del escenario y comenzó a tocar la guitarra entre el público. Esto no fue lo único. Horcas dejó de tocar el tema en cuestión y pasó a tocar el tema “Ideando la Fuga” de V8. Finalizado este cover, la banda retomó con “Sin Salida” para culminar con este gran segmento del recital.
El siguiente tema de la velada fue “Vencer”. La canción estuvo dedicada al Tano Romano, quien había perdido a su madre hace poco, a Guillermo Sanchez, quien hubiese cumplido 53 años aquel día, y a Osvaldo Civile, guitarrista y fundador de la banda, encargado de asentar las bases de la banda y uno de los pioneros del metal argentino. Con el público dejándolo todo del otro lado, la banda interpretó esta potente balada riffera de una manera excepcional. Una vez finalizado el tema, pudieron escucharse los coreos de “No murió, Civile no murió”
Antes de seguir, el vocalista invitó a toda la audiencia a asistir al Horcas Fest, festival organizado por Horcas. El 2018 alojará la segunda edición de este evento, el 27 de enero en el Teatro Vorterix. La banda anunció a Habeas Pornus, Against, Baltico e In Dios como bandas invitadas, y aclaró que no cobrará a ninguno de estos grupos por participar en el festival.
Para la canción “Esperanza”, el grupo invitó a músicos de Sentencia y Tórax a subir al escenario. Después de este temazo, la banda continuó rápidamente con la canción “Solución Suicida”, clásico indiscutido dentro de la discografía de Horcas. Hubo un gran pogo en esta última canción, con la mayor parte de los asistentes participando del mismo.
Para finalizar con el concierto, la banda interpretó el himno de V8 y del metal argentino, “Destrucción”, canción que se encargó de poner a la Casa Rock patas arriba. Fueron dos minutos de pura distorsión y locura para dar cierre a un gran concierto por parte de la banda.

En su última fecha del año en CABA, Horcas dio un show más que espectacular. La contundencia de la banda en sus presentaciones en vivo, sigue remarcando el prestigio de estos colosos de la música pesada. Con un año entero por delante y un disco nuevo en el horizonte, la agrupación se prepara para afrontar un 2018 repleto de actividades. Si hay algo de lo que Horcas se halla lejos, es del punto final.

Crónica: Federico Solari


Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.