Fue un disco infaltable en todos los rankings de este año, y es que Bell Witch viene siendo una promesa en el Doom Metal hace bastante tiempo y su disco "Four Phantoms" fue una clara muestra de aquello.

Lamentablemente el destino golpeo a la banda y el 2016 luego del lanzamiento de dicho disco fallece su baterista y miembro fundador Adrian Guerra. Una noticia que pudo haber devastado al conjunto de Seattle, pero que continuaron y ofrecen un nuevo trabajo "Mirror Reaper".
 Para empezar creo que es bueno explicar que este disco es técnicamente un sólo track de más de una hora, si bien la banda lo dividió en un disco uno y dos , es un trabajo bastante extenso y que necesita cierto tiempo y dedicación para escuchar.

Una vez ya estás dentro del disco comienzas con "Mirror Ripper (As Above)", canción oscura y que te envuelve totalmente en la atmósfera Doom Metal que la banda promete. Un oscuro , muy oscuro viaje y que rompe varios esquemas de tiempo ( siendo bastante innovador en su desarrollo), logrando atraparte en un oscuro viaje , mientras vez la sombría portada que posee el disco.

Si bien lo primero es pura oscuridad, lo segundo es más técnico y experimental, donde se incluyen las voces que acompañan este trabajo. No es algo que este presente en todo momento, pero cuando entran logran dar el vuelco al disco en su parte final titulada "Mirror Reaper (So Below)". 

Si bien ahí se comentan los dos temas que este trabajo tiene para ofrecer hay algo más y que luego de una hora de disco logras distinguir en este oscuro trabajo. 

"Mirror Reaper" no sólo es el viaje de una banda de Doom Metal, es el viaje y duelo de una banda que perdió un integrante y que despiden de forma magistral en este trabajo. Si pudiera describir el disco en una frase, se trata de un triste y oscura psicodelia de colores blanco y negro.

Es un trabajo que rompe con el Doom tradicional, no siendo tan melódico y apostando por algo más técnico e incluso progresivo, donde es la batería (tomada ahora por Jesse Shreibman) que rompe este esquema esta línea. Una forma interesante de hacer ver la ausencia de Guerra en el disco.

No es un disco para todo el mundo, es un disco complejo y que no tiene nada de Doom tipo Katatonia o My Dying Bride. Se trata de un trabajo nuevo, espeluznante y emocionante, una mirada al espejo de los músicos que en dos tracks que se resumen en "oscuridad" y "luz (experimental) logran ofrecer una entrega desafiante (para ellos como para el auditor), pero balanceada y con sentido de principio a fin.

Un trabjo que logra posicionarse dentro de los mejores del año por romper la idea del Doom Metal, crear algo nuevo, con fundamentos detrás y que se consolida en este disco "Mirror Reaper".

Por Felipe Pino Guerrero.


Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.