PH: Juanjo Diamond
El pasado jueves 11 de enero la banda de Power Metal Sinfónico RHAPSODY se despidió definitivamente de los escenarios con un show “revancha” para aquellos fans que no pudieron asistir aquel 14 de Mayo del 2017 en el Teatro Flores. El lugar elegido esta ocasión fue GROOVE, brindando allí un brillante concierto de aproximadamente dos horas en el marco del  20° Anniversary Farewell Tour que, sin dudas, los fans recordarán con cariño. También, la noche contó con la presencia de las bandas CONXURO y ABEYDON, quienes fueron los encargados de mitigar la espera con su música.
El día se caracterizó por ser un infierno: la sensación térmica en la Ciudad de Buenos Aires llegó hasta los 40° C y el calor no dio tregua, pero esto no fue un impedimento para los fans, que desde las 15 hs esperaron bajo el caliente sol para conseguir un lugar en la valla y así poder tener a pocos metros a RHAPSODY. Las puertas del recinto se abrieron pasadas las 18:30 hs y la gente comenzó a ingresar entusiasmada.

A las 19:30 hs, CONXURO arrancó el show con “Fuego Interior”, un bello tema que combina todo el poder del rock con un toque celta otorgado por el violín y la flauta traversa.  La banda oriunda de la ciudad de Mar del Plata tocó temas como “Morir de pie”, “¡Gritar!” y “Es la música”, teniendo gran aceptación por parte del público que les dedicó varios aplausos.
A eso de las 20:15, fue el turno de ABEYDON, quien pisó fuerte el escenario con el tema “A través de mil caminos”. Recordemos que la banda se presentó el 30 de Diciembre del año pasado en MVSEO ROCK y allí grabó su primer DVD titulado “En vivo a través de mil caminos”. Luego de este tema, siguieron con “El día después”, una canción del nuevo disco que la banda lanzará próximamente, seguido de “No estás sola”, entre otros.

A eso de las 21:30 hs, GROOVE se encontraba completamente lleno a la espera de los italianos cuando, de repente, las luces se apagaron y empezó a sonar la intro “In Tenebris” que dio por comenzado el show y preparó el terreno para “Dawn of Victory”, enloqueciendo a los fans que cantaron a la par con la misma pasión que tocó la banda. Luego de este fenomenal arranque, siguieron con la épica “Wisdom of the Kings”, pieza exquisita de su segundo álbum “Symphony of Enchanted Lands” que, sin dudar, nos transportó a tierras encantadas. Al finalizar este, Fabio Lione saludó al público argentino mientras sonaba la intro de “The Village of Dwarves”, tema del tercer álbum de estudio de la banda lanzado en el 2000, seguido del pesado “Power of the Dragonflame” perteneciente al disco del 2002 que lleva el mismo nombre. Aquí se destacó el solo de Luca Turilli, mastermind de la banda, quien brilló en el escenario desplazándose de un lado a otro incansablemente alzando su poderosa viola como una suerte de espada.

Cerca de las 22 hs comenzaron a oírse los misteriosos aullidos que dan lugar a “Beyond the Gates of Infinity”, uno de los mejores temas de su segundo álbum. El poder que tiene Rhapsody para contar historias a través de su música es único, de principio a fin uno puede sentir que viaja al pasado a un mundo de fantasía donde reinan los dragones y otros seres mitológicos, los caballeros con sus espadas y la magia. Luego de esto, la banda continuó con el tema “Knightrider of Doom” y, al finalizar, Fabio comenzó a interactuar con los fans. “Como te llamas?” le preguntó a Fernando, uno de los fans que se encontraba en la valla. “Fernando… ¿Pagaste entrada?” preguntó Fabio en broma y la gente reaccionó con el clásico “Ole Ole Ole”. “Quiero escuchar esa voz linda… y caliente de Buenos Aires” fueron sus palabras en español antes de que comience la hermosa balada “Wings of Destiny”, donde Fabio se lució por la pasión y la fuerza con que la interpretó. Pero la tranquilidad que dejó este tema se vio corrompida por “When Demons Awake”, potente canción de “Power of the Dragonflame” marcada por la enérgica batería de Alex Holzwarth que, combinada con el virtuosismo de los solos de Turilli, hizo vibrar todo GROOVE.

RHAPSODY continúo desplegando toda su artillería sinfónica con “Riding the Winds of Eternity”. “¿Buenos Aires está cansada…?” preguntó Fabio. Ya pueden imaginar la respuesta de los fans. Seguidamente, comenzó a sonar una de las piezas más magníficas y extensas de la banda: “Symphony of the Enchanted Lands”, la cual posee una combinación de momentos melódicos y armoniosos con otro más rápidos y pesados que se amalgaman perfectamente para crear este sonido épico. Al final, Holzwarth realizó un solo de batería que duró alrededor de 6 minutos y fue coreado y muy aplaudido por el público.

A eso de las 22:30 hs, el show se encontraba a un poco más de la mitad del camino y Fabio exclamó que este tour es una celebración de la banda, la cual tuvo momentos “lindos y feos” según éste, pero destacó la presencia de los fans que “están de corazón” acompañándolos a través de los años. “Soy italiano, sé que hablo español un poco extraño… pero me entienden. Lo más importante es la música, que comunica y conecta” dijo Fabio para dar lugar al temazo “Land Of Immortals” coreado por todos los presentes, seguido por otro magnífico tema del álbum “Rain of a Thousand Flames”: “The Wizard’s Last Rhymes”, donde se destacó la guitarra de Dominique Leurquin, quien recordemos en el año 2012 tuvo un accidente en su mano izquierda con una sierra mientras trabajaba en su casa, pero con el tiempo logró recuperarse y tocó con mucha energía en esta ocasión.

Luego de “Land Of Immortals”, el bajista Patrice Guers interpretó un solo de bajo que fue acompañado por la batería y duró aproximadamente 3 minutos, finalizando con muchos aplausos. Seguido de esto, Fabio Lione volvió al escenario y anunció que cantaría una ópera italiana de nada más ni nada menos que el genio Andrea Bocelli y su hermosa canción “Con Te Partiro” (metalero, sabemos que hay un tema no metal que te encanta). Realmente una bella sorpresa por parte del carismático cantante que fue muy ovacionado por su impecable performance. Al terminar, y ya acercándose el final de la jornada, Fabio presentó a la banda. Llegado el momento de presentar a Luca Turilli, expresó que fue este último quien tuvo la gran idea que lo llevo a crear este mundo fantástico llamado RHAPSODY. Luca agradeció a Fabio, dedicó algunas palabras en inglés hacia sus fans y, seguidamente, la banda continuó con “Holy Thunderforce”, el supuesto último tema de la noche.

A las 23 hs, RHAPSODY abandonó el escenario, pero a los pocos minutos volvió con toda la energía a interpretar el encore que incluyó los temas “Rain of a Thousand Flames”, “Lamento Eroico” y “Emeral Sword”, uno de sus grandes éxitos que marcó el final de la noche y emocionó al público.  La banda se despidió definitivamente de sus fans argentinos con sus instrumentos en alza mientras sonaba de fondo “Gargoyles, Angels of Darkness”, convirtiéndolo sin dudas en un final épico (no podría ser de otra forma).

En definitiva, se cerró una etapa para RHAPSODY quien se despidió a lo grande de sus fans argentinos en un show marcado por la pasión y la virtuosidad de sus integrantes, quienes uno por uno agregan su impronta a este hermoso proyecto que tuvo su origen en Italia y trascendió a nivel mundial. Con un estilo heroico y poderoso, RHAPSODY fue la fuente de inspiración de otras bandas al ser uno de los pioneros del género Power Metal Sinfónico que, a través de sus brillantes canciones, se encargan de contar historias de fantasía y magia mezcladas con lo pesado del metal que sin dudas quedarán inmortalizadas en su música.
Rhapsody Groove


Fotografía: Juanjo Diamond


Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.