Foto: difusión

Aunque Van Halen había grabado un demo con Gene Simmons en 1976, ninguna disquera descubrió el talento. El líder de KISS se sentía orgulloso de haberlos descubierto en una de esas cantinas de Los Ángeles. Gene estaba fuera de su personaje soberbio y arrogante. "Ellos me hicieron el favor de grabar conmigo", decía decidido y al asombro de todos. 


Prometió que después de la gira iba a grabar profesionalmente con ellos, pero solo quedó en sorpresa. El itinerario ajustado de Kiss no le dejó cumplir con su palabra. Van Halen se había quedado sin su padrino, sin embargo, después de este demo le llovieron ofertas para actuar en clubes. En su ciudad, Pasadena lograron llenar la casa y ya eran todos unas estrellas locales.
Su suerte cambió cuando llegó a la meca. El 'Whisky a go go'. Tocaron junto a dos de los de esa época del punk rock de esa época: Venus y Razorblades. Sin embargo, unos ejecutivos del Warnes Bros. hecharon ojo y apostaron por el hard rock. Van Halen tenía su primer acuerdo discográfico por una jugosa cantidad de 40 mil dólares.
La selección de canciones del disco es impresionante con una entrada triunfal, pero misteriosa con un bajo amenazante. Suena como si estuviéramos en una película de suspenso en el espacio. El intro de 'Running with the Devil' se utilizó la innovadora técnica, cortesía de la banda, de tocar la bocina de los carros. El productor bajó la velocidad para llegar a ese sonido.
Vemos claramente que Van Halen coquetea con el punk, disco y el progre para que unidos hagan un hard rock exótico que no solo conquistó a millones de fanáticos en el mundo, sino que hizo de este disco una lectura obligatoria para los futuros músicos. Lo podemos comprobar después de 40 años de su lanzamiento.
Los bombos de Alex Van Halen abren paso para que su hermano menor, Eddie reinventara la manera de tocar la guitarra con una técnica, para ese tiempo, lejos de lo ortodoxo y lo inimaginable. Los de Pasadena y tanto el mundo estaban dispuestos a participar de esta revolución que no se daba después de Jimi Hendrix. 
Con mucho ritmo aterriza 'You really got me', un cover de los clásicos The Kinks, que ya en 1978 tenía 14 años de haber sido lanzado y ya era venerado por aquel que escuchaba rock.
Regresan a su estilo y se presenta una canción que Eddie no pudo mostrarles a sus compañeros hasta un año de haberla escrito. No tuvo confianza para apostar por "Ain't talkin' 'bout love", a pesar de ser una pieza digno de admiración que hoy es un esencial. "Una cosa estúpida de esta rola es que son solo dos notas. Era una parodia al punk, había una sutil intención, pero no sonó como tal", se avergonzaba el guitarrista.
El disco debut de Van Halen es un obligatorio para el repertorio de todo rockero y me atrevería a decir todo amante de la música. Ayudó al rock llenar estadios, consecuentemente dio identidad al glam metal y el metal en todos sus variedades empezó a ganar terreno no solo en Los Ángeles. Se expandía con velocidad y agresividad por el mundo entero para convertirse en un género serio. Guardando lo mejor para este listado, sedujo al sexo femenino al metal y hard rock.
Este trabajo fuera de serie, como se dijo, revolucionó las técnicas sagradas de la guitarra a tal magnitud como lo hizo Hendrix en su época. No solo hay que poner el foco reflector hacia Eddie, es un esfuerzo colectivo de un cuarteto joven con muchas ganas de hacerse un nombre en el mundo del rock. 
Sin embargo, no solo desencadenaron un gran alboroto no solo en los fanáticos, sino en las disqueras quienes estaban al acecho y dispuesto a dar oportunidad a bandas similares. Era el ocaso de la época comercial y la guerra civil entre las empresas musicales.
Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.