Foto: difusión

Una lluvia torrencial y unas campanas anunciaban el nacimiento de un nuevo estilo de música. Un riff contundente, despacio y sobre todo heavy remeció a todo el mundo un 13 de febrero de 1970. La canción continúa siniestramente y Ozzy pronuncia la pesadilla que vivió Gezer Butler.


Este fue el inicio de toda una revolución. La nueva forma de la rebeldía del rocanroll había evolucionado en una dirección pesada y estaba listo a ser el terror de todos los padres de familia a nivel mundial.

Según Tonny Iommi, el grupo solo demoró 12 horas de un 16 de Octubre de 1969 en grabar el disco debut. "No tuvimos una segunda chance de grabar en varios segmentos. Así que hicimos una especie de concierto".

Esto también lo corroboraba Ozzy: "una vez que grabamos, pasamos unas horas duplicando las pistas de la guitarra (el solo de 'N.I.B.' y 'Sleeping Village') y vocales. Eso fue todo. No demoramos más de doce horas". Luego se fueron al pub a tomar unos tragos justo antes del cierre. Finalmente, el siguiente día dieron un concierto a £20 en Suiza.

No solo las prótesis de goma ayudaron a Black Sabbath en adoptar un sonido más pesado que cualquier otra banda en 1970. Geezer Butler confiesa que solo sabía tocar bajo. "En aquel momento, el bajista se encargaba de lo melódico, pero no sabía nada de ello porque era guitarrista. Lo único que hice es seguir los riffs de Tony. Eso hizo que el sonido sea más heavy".

En esa época era común escribir a cerca del diablo y ser tan pesados como MC5 o Blue Cheer. Pero, lo que hizo Black Sabbath es reunir la estética, la música y la temática. Crearon una filosofía y un estilo de vida que fueron elegidos por una legión de nuevos músicos hambrientos por hacer música pesada. En realidad pudo ser cualquiera, pero los comandados por Tony Iommi tenían todo los ingredientes necesarios.



Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.