El espectáculo realizado la noche del 27 de febrero en Club Blondie ubicado en Santiago de Chile, fue prácticamente de otro planeta, ya que Arcturus parece estar en su mejor momento a la hora de tocar en vivo, sonando de manera impecable sin dejar de lado una sorprendente puesta en escena.
Antes del número principal, la banda chilena Blaxem se subía al escenario de manera muy puntual cuando eran las 19:59. Los nacionales conformados por Daniel Hidalgo (guitarra y voz), Sebastián Rojas (batería), Guillermo Malatesta (guitarra) y Fabián Prieto (bajo), lograron brindar un show capaz de entusiasmar a la gente que ya se encontraba en el lugar. Estos jóvenes y enérgicos muchachos presentaron canciones como “Knowledge of War”, “Nature’s Name”, y “Hated View”, provenientes de su único trabajo de estudio “Who Cares” (2017).
Luego de los 28 minutos que duró el show de Blaxem, se da un receso que permite la llegada de más fanáticos al recinto, y cuando el reloj marcaba exactamente las 21:00 el show principal daría comienzo. El quinteto compuesto por ICS Vortex (voz), Steinar Sverd Johnsen (teclados), Jan Axel “Hellhammer” Blomberg (batería), Hugh “Skoll” Mingay (bajo) y Knut Magne Valle (guitarra), pisaba nuevamente territorio chileno de la mano de “Kinetic”.
Desde el primer momento, el público coreaba con fuerza las canciones gozando de la potente voz de ICS Vortex. Mientras sonaba “Nightmare Heaven”, se escuchó un sonido ruidoso no deseado asociado a un desperfecto en la guitarra, sin embargo, la banda continuó su performance en la que el bajo del calvo “Skoll” sonaba con absoluta contundencia. Al término de esta canción el cantante noruego se muestra agradecido con los asistentes que clamaban “¡ARCTURUS!” al unísono, en seguida se da a lugar a una pausa para resolver rápidamente los problemas en la guitarra.
Los noruegos nos enseñan una faceta llena de feeling con “Crashland” y su ritmo más pausado que va ganando velocidad en el transcurso de este corte. Luego se abriría paso “Painting My Horror” con una performance espléndida, especialmente en la sincronía de la guitarra y los teclados, pese a la complejidad con que cuenta la canción. Lo anterior se da de igual manera en “Alone” y su arrollador comienzo instrumental.

Una emoción creciente se apodera de los presentes cuando suena la introducción de piano en “Hibernation Sickness Complete”, tema que fue coreado de principio a fin, el cual fue seguido por la esperada “The Arcturian Sign”. El lado más black sale por fin a la luz en “Du Nordavind” contando con su letra íntegramente en idioma noruego, haciendo notar la sublime habilidad vocal de I.C.S., quien no tiene problemas en pasar de voz limpia a gutural y viceversa.
Hay una pequeña pausa, las luces se apagan, los chilenos están ante un show de primera categoría y se preparan para los puntos altos. Una seguidilla de tres canciones desataría una locura total, estas son precisamente “The Chaos Path”, “Collapse Generation”, “Game Over”, las que además de sonar muy potentes se ven apoyadas de las atmósferas generadas gracias a los acertados juegos de luces. La banda llevaría a cabo el primer cierre de esta cita luego de acabar este sólido tridente de temas.
Era evidente que aún quedaba bastante energía tanto en la agrupación como en el público, por esto se daría lugar al bis que daría comienzo con “Master of Disguise” y su guitarra más limpia, siguiendo “Fall of Man”. Lamentablemente hubo problemas nuevamente con la guitarra para “To Though Who Dwellest in the Night”, en consecuencia, los noruegos siguieron tocando el tema mientras arreglaban este inconveniente. Las seis cuerdas de Knut Magne Valle vuelven en gloria y majestad para dar un cierre aparentemente definitivo con “Angst”.
Cuando todo parecía haber terminado y el público comenzaba a retirarse del Club Blondie, Arcturus deja a todos sorprendidos cuando sube al escenario para obsequiar un segundo bis a los santiaguinos, este consistió en “Evacuation Code Deciphered”, y así la banda se despide de Chile afectuosamente a las 22:39.
En conclusión, se trató de un espectáculo muy disfrutado por el público, al cual no pareció importarle demasiado algunas de las fallas técnicas. Se contó con una breve pero potente presentación de los chilenos Blaxem que demuestran un gran potencial a futuro, y finalmente con unos Arcturus en un período muy alto de su carrera, evidente en su desempeño musical y escénico, además de demostrar mucha cercanía con su fiel fanaticada sudamericana.
Crónica por Iván "Tofo" Bertolotto
Fotografía de Felipe "Wolf" Pino

Síguenos en nuestras redes sociales:


ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.