Foto: difusión



El cambio radical que se mandó Pantera con "Cowboys From Hell" lo llevó a compartir escenario con Judas Priest, Exodus, Sepultura y Suicidal Tendencies. Botaron el glam de su vocabulario y sellaron una época que hasta hoy en día está prohibido. No contento con actuar junto a los grandes, los Pantera anhelaban más. Pronto, descubrieron que podían ir a otro nivel y se pusieron a trabajar en ello.

 

Después de esa gira en 1991, Pantera no había perdido su horizonte. Ellos debían alimentar esa gresca agresiva que les habían hecho perder interés por el glam. Todos los integrantes sabían que esto iba a tonarse en algo más pesado y brutal. Era su momento, estaban listos.

"'Vulgar Display of Power ' fue el momento definitivo para Pantera. Este disco totalmente captura la esencia de la banda", dijo Phil Anselmo en alguna ocasión. Estuvo escuchando más música hardcore y siempre estuvo criticando la calidad de las bandas de la escena.

"Sabía que éramos más que una banda de bares, que siempre fuimos músicos talentosos y teníamos las habilidades para alcanzar un nivel superior. Estábamos mentalmente muy encendidos que rogábamos que nos pasen la pelota para hacer un touchdown", confesó Vinnie Paul quien estaba dispuesto a destrozar su batería, si era necesario.

"Estaban totalmente dementes, pero no estaban bromeando. Se les notó ni bien entraron a mi estudio. Todos trabajaron en equipo. A Phil le dieron libertad. No les interesó nada porque cada uno sabía lo que hacía y sabían cómo hacerlo", recuerda el papá de los Abbot.7
"Muchas bandas hacían sus demos, pero nosotros no. No queríamos pensar las cosas varias veces. Queríamos capturar las vibras con la cual se hicieron las canciones y capturar al máximo esa agresión natural".

Dimebag lo sabía. Si bien era un trabajo serio, no era novedad que se aburría con facilidad. Luego de unas horas de música, hacía una travesura, tal vez dos, tres... "Siempre era Dime quien hacía las bromas, no paraba, solo para que se cagar* de risa. Él siempre fue así. Terminaba su parte y se ponía así. Era tan gracioso y entretenedor que no podíamos molestarnos", confesaba la banda.
Sin embargo, Dimebag no fue el único. Los carros del productor Terry Dale quedaban llenos de barro y paja porque Vinnie Paul pensaba que estaba en un videojuego. Pasaba por todo tipo de chacras y charcos. Suerte que eran coches de alquiler.

Después de dos meses de ardua labor, Pantera recibió un llamado de la madre patria, Rusia. La guerra fría estaba a su fin y tocaron en el famoso Monsters of Moscow. Un mar de 150 mil personas vibraron con las bandas que solo conocían Metallica y AC/DC. Los soviéticos solo podían consumir música por el mercado negro. Sin embargo, Pantera se ganó los aplausos con una presentación tremenda. 



Este concierto les sentó muy bien. Fueron días que se relajaron, estuvieron lejos de la tensión del estudio. Aunque les dieron una carpa y media botella de tequila para la fría noche, estaban contentos de la experiencia. Volvieron de Moscú a Texas recargados, inspirados y con más ganas de continuar.

El tiempo pasó muy rápido, pero Dimebag estaba llorando frente a la consola. "¿Qué pasó?", le preguntaron. "Es perfecto, es lo que siempre quise y soñé", se volvió muy sentimental al saber que su obra maestra había concluido.

"Vulgar Display of Power" debutó en el puesto 44 del Billboard. No solo habían alcanzado el puesto más alto, sino que permaneció por 79 semanas.

Condensaron lo que debía ser el metal para ellos. Trabajaron en un disco que definió su sonido y estaban hambrientos para llegar al siguiente nivel. No lo estaban haciendo por dinero. Lo hacían porque amaban la música y se divertían tocando juntos. Eran más allá que un equipo, eran hermanos. Saben que eso vale más que nada. Ahí está la verdadera fórmula secreta.



Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.