Allí por el año 1986, más precisamente un 3 de marzo, Metallica lanzaba su tercer álbum de estudio al mercado. Este disco era el "Master of Puppets". Después de dos bombas sonoras como lo habían sido "Kill ´Em All" y "Ride the Lightning", el conjunto liderado por James Hetfield no dio tregua y atacó con un disco repleto de composiciones crudas, agresivas y por sobre todas las cosas, diversas.

Es muy importante hablar de la diversidad en este caso, ya que es uno de los puntos que nos permitirá definir la pregunta planteada en el título. Tras publicar "Kill ´Em All" en 1983 y demostrar al mundo que su propuesta era muy distinta a lo que venía ofreciendo el metal de la época, Metallica decidió dar un paso más en su camino hacia la gloria. "Ride the Lightning", disco lanzado en 1984, siguió con la línea que había comenzado a trazar el álbum debut de la banda. Pero a su vez, fue muy distinto. Aquí es donde la banda oriunda de California comenzó a jugar la carta de la variedad, la cual fue jugada en todos los álbumes por venir de la agrupación. Vamos a indagar un poco más en este aspecto.

Seguro, las canciones dentro de "Kill ´Em All" no son todas iguales. Para nada. Pero quitando algunas excepciones, la mayoría de estas son canciones rápidas que van directo al grano con potentes riffs y desenfrenados solos ("Hit the Lights", "Motorbreath", "Whiplash", "Phantom Lord", "Metal Militia"). Pero también nos encontramos con canciones como "No Remorse" o "Jump in the Fire", que añaden aires diferentes al camino transitado por el oyente durante la escucha de este álbum. Ni hablar de "(Anasthesia) Pulling Teeth". Sin embargo, la perfecta combinación de canciones llegaría con "Ride the Lightning" y el álbum en cuestión.

Si bien en "Ride the Lightning" hay mucho Thrash ("Fight Fire with Fire", "Trapped under Ice", "Creeping Death"), hay piezas que marcan mucho la diferencia, no superando a las anteriores en calidad, sino en lo que a novedades respecta. "Fade to Black" por ejemplo. Con esta balada (primera balada de la agrupación) la banda llevó el Thrash Metal a un terreno impensado hasta el momento. "For Whom the Bell Tolls" también puede funcionar como una muestra de esta diversidad, siendo esta una canción con aires muy doom y un final muy curioso. "Ride the Lightning" es una auténtica joya musical.

La pregunta que debemos hacernos es la siguiente ¿Si toda esta diversidad compositiva fue introducida por el segundo disco de la banda, qué es lo que hace que "Master of Puppets" sea mejor?

La disputa entre cual es el mejor disco de Metallica casi siempre se da entre "Ride the Lightning" y "Master of Puppets", aunque existen excepciones. Sinceramente es muy fina la línea que separa y define cual álbum es mejor que el otro. A algunos les gusta más uno, a algunos les gusta más otro. Sin embargo, hay una razón que hace que "Master of Puppets" ocupe el lugar más alto en el podio discográfico de la agrupación. Y sí, tiene que ver con la diversidad y el hecho de que esta está mucho más intensificada en este trabajo.

Como esto no es una reseña de disco voy a intentar mantenerme lo más conciso posible. De movida el trabajo arranca con "Battery", el típico track thrashero que durante cuatro álbumes se encargo de abrir cada LP de la banda ("Hit the Lights", "Fight Fire with Fire", "Battery", "Blackened"). Si bien el Thrash prevalece como hilo conductor en todas las canciones debido a la pesadez de los riffs, los veloces solos y la crudeza de la batería, este álbum depara demasiadas cosas.

Voy a destacar cuatro canciones que hacen a este álbum una pieza única. La primera es posiblemente la canción más oscura de la historia de la banda. Me refiero a "The Thing that Should not be". Estrofas muy lúgubres, con guitarras limpias y por supuesto el uso de una afinación más baja que aporta a esta pesadez aumentada. "Welcome Home (Sanitarium)" vendría a ser una especie de continuación de "Fade to black" en lo musical. La canción comienza lenta, con un solo introductorio para luego pasar a estrofas muy calmas. Sin embargo, pasando la mitad de la canción aparece el Thrash aumentando las revoluciones y precediendo un espectacular solo por parte de Hammett.
"Leper Messiah" es una canción que se desarrolla a medio tempo, pero que incluye muchas variaciones en cuanto a los ritmos y a sus estructuras. Excelente solo para el final del tema, con mucha melodía en las secciones instrumentales. Los tempos medios utilizados por Metallica no solo le sirvieron para ir construyendo esta diversidad sino también para remarcar aspectos característicos suyos como los machaques en los riffs o la fiereza de las ejecuciones de Lars tras los parches.
Por último, vamos a hablar de "Orion". Era imposible dejar de lado esta belleza instrumental. Muchos aseguran que "The Call of Ktulu" es superior por el aporte de Dave Mustaine. Sin embargo, sin desmerecer para nada el trabajo del colorado, es "Orion" la canción que se lleva el premio a mejor instrumental de la banda, principalmente gracias a un hombre. Cliff Burton. El difunto bajista de la banda nos dejó con esta joya antes de partir. Por supuesto que el resto de los integrantes también ayudaron a escribir este tema, pero es una canción en la cual la esencia de Burton se encuentra plasmada al cien por ciento. En ocho minutos y medio, Metallica logra transmitirle al oyente una infinidad de sensaciones, llevándolo por un camino repleto de magia compositiva. Si por alguna razón nunca escuchaste esta canción, te pido por favor que vayas a hacerlo.

Si es difícil hablar del mejor álbum de una banda, imagínense lo que es definir el mejor álbum de un género musical. El Thrash Metal es uno de los subgéneros de Metal más antiguos que existen y francamente, hay tanto para elegir que se vuelve extremadamente complicada la tarea de seleccionar solo un disco. Si una persona me hiciese la pregunta ¿Qué es el Thrash Metal? yo le contestaría: "Escucha Raining Blood de Slayer". Creo que podemos llegar a un consenso de que ese disco es la definición perfecta de Thrash. Pero, ¿es el mejor? "Raining Blood", a pesar de ser una obra maestra, es lo que escuchas. Y lo que escuchas en "Angel of Death" lo escuchas en "Raining Blood", o en "Jesus Saves", o en "Necrophobic". Por supuesto que la década del ochenta fue una que nos dejó excelentes trabajos thrasheros. Megadeth con "Peace Sells", Exodus con "Bonded by Blood", Anthrax con "Among the Living" y podría extender mucho la lista.
Por el impacto y revuelo que causó "Master of Puppets" en el mundo del metal, y por la originalidad y experimentación introducida por Metallica en el disco, podemos concluir que estamos ante uno de los mejores trabajos de la historia del Metal. Pero nuevamente debemos preguntarnos ¿Es el mejor álbum del Thrash?

Remontemonos al año 1986. El Thrash era un género naciente cuyas bases estaban siendo asentadas. Lo que Metallica logró con este trabajo es algo que pocas bandas pudieron hacer. Como bien mencionaba antes, por supuesto que existen álbumes mas rápidos y thrasheros. Sin embargo, "Master of Puppets" no solo revolucionó al mundo del metal, sino al mundo de la música. Este disco le dio un nombre a Metallica y fue uno de los propulsores para que esta banda llegase a ser y se mantenga hasta el día de hoy como la banda más popular y exitosa del género. Es cierto que hoy la agrupación no es lo que era antes. Es cierto que han tomado un camino distinto a aquel que supieron andar en la década de los ochenta. Pero combinando los factores calidad y éxito, no puedo encontrar mejor álbum de Thrash que este, a pesar de que ahora Metallica experimente con diferentes ramificaciones del metal.

Considerando lo que fue este disco para su época, la riqueza y variedad de las composiciones dentro del mismo, y el alcance y popularidad que le brindó este álbum a Metallica y al Metal, creo que es correcto concluir que "Master of Puppets" es, efectivamente, el mejor álbum de la historia del Thrash.

¡Felices 32 años de existencia a esta reliquia metalera!

Columna realizada por: Federico Solari

Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.