El sábado 10 de marzo se llevó a cabo el “Vegan Records Fest 2018” en Palermo Club, Ciudad de Buenos Aires, evento que contó con la participación de bandas del metalcore y hardcore punk argentino.
La apertura estuvo a cargo de Vientos, banda de hardcore indie, alrededor de las 18hs. y ante la mirada del público que se encontraba expectante teniendo en cuenta la diversidad de música que iba a escuchar. Dentro de su repertorio, hicieron temas de sus discos “Todos Los Momentos Incendiados“ (2015) y “Hasta el fin de mis días” ( 2013), producción que ayudó a que el grupo empezara a crear un camino no solo dentro del país sino por fuera de él.
Cabe destacar la organización del evento por las dimensiones del lugar y cómo en el transcurso de la velada se fue dando el desarrollo del mismo. De un lado se encontraban los stands de merchandising, donde la gente podía comprar remeras, cd´s y otros accesorios de las bandas que estuvieron presentes, mientras que frente al escenario principal las diferentes barras donde la gente podía pedír tragos para calmar el calor que se hacía sentir.
Luego de semejante inicio, había llegado el momento para que Mil Caras y Coralies (banda liderada por Julio Irigoyen), hicieran un repaso dinámico y potente de temas que forman parte de sus diferentes trabajos de estudio.
Pasados algunos minutos de las 21hs. y con todo el fervor en el recinto, era el turno de Da Skate, banda oriunda de la localidad de Mercedes, dijera presente en el corazón de Palermo. El primer tema en sonar fue “Jamal Malik” del álbum Jauregui, seguido por “Las victimas de Madoff”, del disco Stalingrado, lanzado en el año 2014 y el cual marcó un crecimiento en cuanto a la apuesta lirica y musical de la agrupación.
Los chicos del interior disfrutaban al ver el empuje, los cánticos y el fervor de un público que mayormente se caracterizaba por ser juvenil.
Llegaba el turno de “Un segundo para los dos”, de la última producción discográfica y luego, “Copenhague”, canción que desataría uno de los “pogos” más imponentes en su presentación en la ciudad autónoma. Las cabezas en alto y la alegría instalada se iban unificando entre los coros de los integrantes y la gente.
Los chicos celebraron su paso por Buenos Aires y ante el cierre inminente comenzaron a agradecer por el apoyo brindado. Los últimos temas en escucharse fueron “GF” y “La prueba de Charpy”, destacándose los riffs muy marcados y una lírica que deja un mensaje de aliento y superación ante las adversidades que se puedan presentar.
El cierre del festival estuvo a cargo de Melian, quien desató la euforia final. Los primeros punteos de “Avanzar, avanzar” y la segunda parte de “El problema de guardar secretos”, enfilaban hacia un cierre superador.
Luego Aleyu, cantante de la banda, se tomó un tiempo para agradecer al organizador del evento por el sacrificio y el apoyo incondicional hacia las bandas y recalcar la importancia de la lucha por la igualdad entre géneros en alusión a la reciente movilización realizada en Argentina, que tenía como objetivo apuntar a esa causa y que se denominó “8M”. Mientras los aplausos se hacían sentir, cerró su reflexión diciendo que “Con pequeños cambios se puede lograr una sociedad más sana”.
Seguido a este momento comenzaron a sonar los primeros acordes de “Valar Morghulis” del disco Epitafios, que sin lugar a dudas fue uno de los temas más aclamados por sus seguidores. “Montañas” se sucedió, así como también el cover “Mil Horas”, del conjunto Los Abuelos de la Nada, siendo ésta una de las readaptaciones más agresivas de esta canción.
Finalmente, y con las energías puestas en la composición de su nuevo álbum de estudio, Melian se despidió con “Mamba Negra” y “La imagen del silencio”.
Ya afianzada como una de las bandas más influyentes dentro del metalcore y con varios proyectos para el 2018, estos músicos lograron consolidarse en la escena nacional y le dieron el cierre al festival anunciando futuras presentaciones en el interior y centro del país.


CrónicaNahuel Pizarro


Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.