Foto - Daniel Varona



El pasado 12 de Abril, Bogotá, la capital de Colombia tuvo la oportunidad de presenciar por primera vez en vivo la grandeza musical de Marty Friedman, una cita que los colombianos habían estado esperando durante años.

Eran ya las 6:40pm y La Escuela de Musica Fernando Sor ya tenía preparado su recinto para dar la bienvenida a los asistentes que con ansias iban a ver a uno de sus héroes musicales en vivo, aquel joven de cabello crespo, largo y bultoso que había marcado generaciones tras su éxito rotundo en las filas de Megadeth durante los 90´s, aquel joven de camiseta leñera que conquistaba el mundo con sus solos de guitarra sacados de otra galaxia.

Vea aquí en video el próposito de la musica de Marty Friedman, contado por sus propias palabras

Ya dentro del recinto, todos esperábamos con ansiedad la primera puesta en escena de Marty en el país, sabíamos que había llegado un par de días antes y ya había aparecido en la televisión nacional, por lo que la ansiedad era aún mas alta. Con mucha cordialidad, salió uno de los encargados del evento para dar la bienvenida a Marty a escena, fue entonces cuando todos empezamos a gritar su nombre y aplaudir para que el show empezara por lo alto.



Ya con Marty en tarima, solo faltaba esperar a ver como nos sorprendería, vimos que los músicos se reunieron en torno a la batería para recitar una serie de palabras en Japones de las cuales no entendimos nada mas que iba a romperla en el show; luego de este ritual de iniciación, la banda dio rienda suelta para empezar a lucir su talento con todo el esplendor que debe caracterizar a quien acompañe a Marty en tarima. Aquellos acompañantes estuvieron a la altura, teníamos a Chargeee en la batería, Kiyoshi en el bajo y a Jordan Ziff en la segunda guitarra, toda una alineación increíble, no solo por su talento, sino por su actitud en el escenario, en especial Kiyoshi y Chargeee quienes son de origen Japones,  tenían una energía alocada, con bastante interacción con el público, tenían esa energía de las bandas que ensayan en garaje imaginándose que tocan para una multitud en algún gran escenario de Tokyo o incluso el majestuoso estadio Wembley.

Ya adentrados en el concierto, los ojos de los asistentes veían asombrados al mismísimo Marty Friedman que solían ver en los videos, con el mismo aspecto, con la misma camiseta leñera roja que tanto lo caracteriza y con esa forma única de mover su mano derecha para manejar el pick, la edad de Marty (55 años) parecía ser un engaño, pues su apariencia física y actitudinal es la de un joven de unos 26 años, increíble pero cierto. Su estilo para tocar también estaba intacto, todas las notas a precisión, incluyendo un basto movimiento corporal sincrónico con la música, así disfrutábamos aquellas melodías de la canción Amagi Goe que nos presentaban a un joven Marty preservado e influenciado por la cultura oriental.

Como si fuera poco, luego de esto empezó la canción Street Demon, una canción bastante alegre como para poner al público en sintonía y dejar en claro que el show debía ser alegre y eufórico y siendo sorprendidos por un puente acústico, el mismo de la canción Holy Wars The Punihment Due de Megadeth que aparece en el minuto 2:15, recordándonos sus épocas doradas y deleitando ese sueño de verlo tocar aquellas melodías que llevaron a Megadeth a las ligas mayores.

El concierto continuaba de manera asombrosa con la canción Elixir, para dar paso a Stigmata adiction, una canción que vale la pena destacar de todo el concierto debido a que como bien sabemos, Marty tiene una forma de tocar en la cual no necesita efectos especiales para transmitir emociones en verdad muy fuertes, pero en este caso las cosas eran un poco distintas, esta canción tiene algunos efectos que parecieran no encajar para el oído de alguien quien no sepa apreciar la musicalidad de Marty, pero para los demás es una forma excelente de tomar un sonido envolvente que atrapa al publico, se sentía como si un hoyo negro en medio del plano estelar te absorbiera y te lanzara a otra dimensión donde te sientes flotando en el espacio, tan fuerte se sentía que era inevitable cerrar los ojos, fue toda una experiencia alucinatoria ante tales melodías adornadas por un ambiente cósmico.




Ahora bien, era el momento de ponernos sentimentales, Marty preguntaba por las chicas en la audiencia, que a pesar de que eran pocas, se hacían sentir con sus gritos para marcar su terreno. Marty les enviaría algunos besos, y con mucho cariño daría pie para anunciar una bella canción romántica titulada Devil Take Tomorrow y así atrapar a todas esas chicas a través de los riffs de guitarra que tenían a mas de una enamorada suelta por ahí. 

Para no romper con la tranquilidad, venía el turno de la famosa canción Tibet del álbum Scenes, Una canción espectacular, mística, tranquila y muy sentimental, toda una obra maestra y pieza clave de su discografía, influenciada por la labor del multi instrumentalista Kitaro, aquí un video al respecto.


Bueno, como todos saben, la canción Tibet es un intro para la canción Angel,  que no podía faltar en el show por ser una de las canciones mas esperadas por quienes amamos los trabajos mas antiguos de Marty y bien fuimos complacidos con una magna interpretación de esta maravillosa canción que va mas allá de la música convencional incluso en el campo del shred y la melodía con la guitarra eléctrica. Aquí va un video.



Continuando en el vaivén de emociones riff tras riff, salto tras salto, solo tras solo, se veía una parte esencial del show que era lucir a los músicos de la banda, así que el turno fue para Kiyoshi, con un vestido que la hacía lucir como una muñeca, la hermosa bajista japonesa tenía cautivados a todos los hombres del público por su exuberante belleza y por la agresividad en que toca el bajo. Kiyoshi trajo con sigo un solo de bajo y nos sorprendió al interpretar un medley de la canción Hit me Baby One more Time de Britney Spears mientras miraba al público con picardía y sacaba la lengua con frecuencia.


Cuando finalizaba el solo de Kiyoshi, parece de nuevo la banda completa en escena para sorprendernos con un medley de la canción Asche zu Asche de Rammstein, con Forbidden City y con el momento mas esperado de la noche, el solo de Tornado of Souls. Entrados ya en materia de Tornado, el publico enloqueció con las primeras líneas que preceden aquel solo tan destacado en el mundo y que en su momento dejó impresionado a Dave Mustaine en Megadeth; para sorpresa de todos, justo cuando empezaba el tan esperado solo de guitarra,la ejecución del mismo fue llevada a cabo por Jordan Ziff así que Marty tuvo que actuar rápidamente y parar el show para no permitir que le robaran su protagonismo, tal fue la confusión del público de que sucediera eso, que los nervios nos carcomían al ver como el momento estelar estaba siendo robado por el guitarrista secundario. Cabe aclarar que todo estaba planeado por Marty y Jordan, quienes intercambiaron un par de risas al ver la confusión y las caras asustadas de los asistentes. Para compensar el acto, Jordan tuvo su espacio para realizar un solo de guitarra propio donde implementó un estribillo de la canción We Are the Champions de Queen.


Luego de la tensión de el solo de bajo de Kiyoshi, el solo de Marty y el solo de Jordan, se anunció que se tocaría algo del último trabajo discográfico de Marty, así que se interpretó la canción Streetlight y luego se interpretaron mas pesados y esperados por el público como Whiteworm, caracteristica por su sonido con licks de son cubano, la caótica, fuerte y feróz Self Pollution, la algo triste y melancólica Undertow y la emocionante y épica Dragon Mistress, que sería seguida por un solo de batería por parte de Chargeee.

Una publicación compartida de Duvan Gómez (@duvangomezs) el




Marty Friedman es un hombre muy carismático a quien le gusta compartir bastante con sus fans, por eso en medio del show pone al público a guitar fuerte, pidiendo que gritaran tan fuerte como pudiesen, tanto que se llegara a escuchar en Tokyo Japón. Para hacer la cosa un poco mas divertida, a Marty se le ocurrió preguntar como se dice Fuck Yeahh en español coloquial de Colombia, a lo que el público respondió con un Que Chimba Hpta que le causó algo de gracia a todos ya que Marty replicó lo que escuchó, en su micrófono, pero esto no era todo, Marty quiso enseñar algo de japones a la audiencia, así que enseño a decir Que Chimba Hpta en Japones, sonaba algo así como Magipane, aquí el video para que te rías.
Una publicación compartida de Duvan Gómez (@duvangomezs) el



Tras este gesto gracioso con el público, se llegaba a la recta final del concierto, ya estábamos satisfechos con el show pero Marty tenía aun mas que ofrecer así que interpreta la canción Thunder March que aguó el ojo a mas de uno y puso a corear en conjunto a todo el recinto aquellas melodías cautivadoras dignas de ir cerrando el concierto; luego se daría paso a Ballad oh the Barbie Bandits, al cover Hound Dog de Elvys Presley donde Marty haría la voz, luego a un hermoso cover de la canción Shima Uta de la banda The Boom y finalmente los primeros acordes y el unisono de la voz del público contando ONE, TWO, THREE, FOUR! para dar paso a la canción final Kaeritakunattayo.


Este concierto se quedará siempre no solo en la memoria de sus asistentes sino en lo más profundo de sus corazones, pues la música de Marty Friedman transmite un mensaje de alegría, de amor, de pasión, entusiasmo y entrega total a la música. Hoy, a los 55 años de Marty Friedman solo queda agradecerle por dar un show tan memorable y por componer tan gloriosas canciones que hacen parte de la banda sonora de nuestras vidas, por eso y por mucho más mandamos un saludo hasta Tokyo con mucho cariño para Marty Friedman y lo esperamos con los brazos abiertos para una próxima visita a Latinoamerica.



























Crónica por: Duvan Gomez
Fotos por: Daniel Varona
Agradecimientos especiales a Jorge Burbano y a la Escuela de Música y Audio Fernando Sor  por la invitación.

Toda la galería fotográfica haciendo click aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:


ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.