Anoche fuimos testigos de lo que ya es candidato a ser uno de los mejores shows del 2018 (Y eso que apenas estamos en abril!). Todo esto de parte de, ni más ni menos, que de los holandeses de Sinister y Pestilence, acompañados por los nacionales de Inferis y Soulrot. Madre mía que conciertazo que fue, ¿quiere saber más? acompáñenos en esta nota.

Todo comenzó con los infernales Soulrot abriendo la jornada. El trío fue opacado en un principio por unos problemas de audio, luego de un rato el tema logró normalizarse. No obstante, que siempre se use a los nacionales para probar sonido llega a ser algo que no debiera ocurrir más.

Dejando de lado esto, Soulrot se mandó una presentación increíble, dejaron completamente clara la tónica de lo que sería esta tarde, death metal oscuro, sucio e infernal vapuleando nuestros tímpanos con temázos como "Ectoplasmic Revelation" e "Incorporeal Autopsy". Un verdadero deleite que el público (como siempre) no supo apreciar. Una vez más habían como 20 pelagatos en el recinto a la hora del show de las bandas nacionales (bueno, eran más, pero se entiende el punto, ¿no?). Pero en fin, no dejemos que los pasteles de siempre arruinen esta crónica. Volviendo a lo importante, Estos compadres dieron todo en el escenario, incluso no pareciera que fueran una banda tan nueva, su ejecución es excelente y acompaña a la perfección a sus macabras composiciones.
Continua esta violenta jornada y se sube al excenario de la infame Blondie Inferis, una banda que ya tiene harto kilometraje y sabe a la perfección como dejarlo claro en la cancha. ¡Qué manera de ser buena esta banda en vivo! Una verdadera paliza auditiva para todos los asistentes, destaco mucho la ejecución de "Thou Who Lurks in the Nightmares". Un sonido atronador de principio a fin que es el culpable de que hoy no pueda mover el cuello. Y siendo 100% sincero, disfruté muchísimo más este show que los de las bandas internacionales, Inferis es una banda que debería tener muchísima más cobertura de la que tienen en la actualidad.

Un pequeño detalle que marcó bastante la jornada fue el uso excesivo de las máquinas de humo. Durante todo el show las máquinas de humo funcionaban al punto de que a ratos no se veía absolutamente nada del escenario, entiendo que sea para dar la "atmósfera" y todo eso (que, debo decir, acompañó a la perfección el show de Inferis), pero ¿era necesario tanto? A tal punto de molestia llegó el humo, que hasta llego a pensar que las máquinas estaban defectuosas. Un punto quizás menor, pero que consideré necesario mencionar.

Pasando a lo que, para nuestro querido público chileno que no aprecia las cosas si no vienen de USA o Europa, sería el inicio del show, aparecen los grandes Sinister en la pista, con un setlist lleno de clásicos y una que otra sorpresa, partiendo por la magnífica introducción del "Cross The Styx", "Carnificina Scelesta". El show fue tremendo, con la banda durante toda la presentación demostró una cercanía increíble con la gente. Es aquí donde quiero desviarme un poquito para destacar el nivel de humildad que demostró esta banda tanto arriba como abajo de escena. Los músicos subieron e instalaron mayoritariamente ellos mismos sus cosas y probaron sus instrumentos ellos mismos. Una vez terminada su presentación, se bajaron a la barricada a saludar y sacarse fotos con los fans. Incluso durante la actuación de Pestilence, se podía ver a los integrantes de la banda viendo el show a un lado del escenario, compartiendo cervezas y hasta conversando con algunos fanáticos.

Pero, volviendo al show en sí, tremendos clasicazos se mandaron, entre esos "Sadistic Intent" y "Epoch Of Denial" que hicieron que los maniáticos chilenos gritaran desaforados. Lamentablemente, la banda no logró encender el mosh como cualquiera esperaría de un concierto de esta magnitud. Otros temazos que tocaron estos titanes que cabe mencionar, son "The Carnage Ending" y el tremendo encore: "The Grey Massacre", Maravilloso.

Finalmente, llega el turno de los gigantes de Pestilence, quienes parecían estar bastante sorprendidos con la respuesta del público chileno, el que explotó en el momento en que pisaron el escenario. Un show interesante, donde recorrieron clásicos y no tan clásicos bastante cargado hacia sus primeros trabajos, "Dehydrated" y "Subordinate To The Domination" fueron algunos de los momentos clave de la velada, con la Blondie convertida en un caos que la haría imposible de reconocer en alguno de sus días de funcionamiento normal. Un pequeño regalo que pocos supimos apreciar fue el que se atrevieran a tocar "Mind Reflections", del infame álbum "Spheres". Todo terminó con un encore de "Out Of The Body", una digna despedida para un show increíble, con músicos de un nivel de otro planeta. El sonido del bajo de Tilen Hudrap sonaba extremadamente definido, las voces, las guitarras, todo. Fue un espectáculo sonoro impresionante.


Con esto, termina esta tremenda tarde de oscuro death metal, llena de guturales, distorsión y carnicería infinita. La verdad, no hay mucho más que decir, un conciertazo de aquellos que estoy bastante seguro que no dejó con gusto a poco ni a los más exigentes. Dicho esto, me despido y nos vemos en la próxima, ¡Chao!


Crónica y fotografía de Kurt Norembergs

Síguenos en nuestras redes sociales:


ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.