Sons of Apollo se presentó por primera vez en Argentina el pasado martes 10 de abril en Groove de Palermo, Ciudad de Buenos Aires. La banda está conformada por dos ex integrantes de Dream Theater,Mike Portnoy y Derek Sherinian junto al guitarrista Ron “Bumblefoot” Thal, Billy Sheehan en bajo  y el vocalista Jeff Scott Soto.

Alrededor de las 19:40hs, los integrantes de Presto Vivace fueron subiendo de a uno al escenario. La gente seguía ingresando al recinto, mientras de fondo sonaba una base armónica de teclados.
Los mayores aplausos se los llevo Marcelo Schneider, bajista y líder de la banda, que se encontraba conmovido por el cálido recibimiento del público presente.
Gustavo Despalanque, fue el último en subir a escena cantando “La dictadura de las maquinas”, primer tema de la noche. Una vez finalizado, el vocalista agradeció a la gente por el aliento y a Icarus Music por haberles brindado la posibilidad de participar en semejante evento.
Luego empezaron a sonar los primeros acordes de “Wall Street”, canción del álbum “Utopías color esmeralda”.
El calor se hacía sentir, y antes de continuar con el show, hubo tiempo para que Marcelo deslumbrara a todos con un solo descomunal de bajo, seguido por una improvisación instrumental de todos los músicos. La ansiedad estaba instalada desde hacía rato, porque la llegada de Sons Of Apollo era inminente.
Pasadas las 20:30hs, la banda de metal progresivo argentina se despidió con el tema “Solo por hoy”, dejando la vara muy alta en Groove.
Ante semejante previa, la gente empezó a corear por la aparición de Mike Portnoy, baterista muy querido por su pasado en Dream Theater y sus habituales visitas al país con sus diferentes proyectos.
Como era de esperarse, el comienzo del show fue con “God of the Sun”, tema de apertura del disco “Psychotic Symphony”, que se caracteriza por la buena combinación de melodías potentes junto a los sintetizadores de Derek Sherinian. La gente cantó durante toda la noche a la par de Jeff Scott Soto, quien se permitió disfrutar en todo sentido, teniendo en cuenta que fue su primera visita a tierras argentinas.
Continuado, sonaron los tracks “Signs of the time”, uno de los más destacados por los grandes riffs de guitarra y su mensaje directo a la sociedad: “Esta humanidad cicatrizada, anhelamos la locura esta noche”, y el anteúltimo tema del disco “Divine Addiction”.
Al finalizar, Jeff volvió a demostrar su carisma al decir “Dulce de leche, Quilmes y rock and roll”, frase que atrajo todos los aplausos.
Luego hubo tiempo para que el gran Billy Sheehan y Ron dieran cátedra con sus respectivos solos instrumentales bajo la mirada atónita de las personas.
Si hay algo importante para destacar, es la química que existe entre estos monstruos de la música, quienes se permitieron interactuar libremente.
Como si fuera poco, en el transcurso de la velada el público se dio el lujo de disfrutar de diferentes temas clásicos, en los que se destacaron las versiones de “The Pink Panter” y “Lines in the Sand” de Dream Theater del álbum “Falling Into Infinity”, lanzado en el año 1997 y que cuenta con la particularidad de ser el último con presencia de Derek Sherinian en teclados.
También hubo momentos en donde la euforia pudo ser controlada con la versión de “Alive” y un cierre increíble que cumplió con todas las expectativas con el corte difusión del primer disco de la banda “Coming Home”.
Esta fecha será un hito en la carrera una banda que seguirá con su gira por el resto de América Latina con varias sorpresas incluidas.

Crónica:   Nahuel Pizarro



Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.