Foto: difusión

Solo querían pasar un tiempo en la naturaleza, escuchar metal y tal vez luego prender una fogata para hacer malvaviscos. Sin embargo, los estereotipos siempre jugarán en contra.


El pasado 8 de abril, un grupo de tres niños en compañía de tres adultos y un perro fueron a acampar al Lago Leven, un Patrimonio Cultural de Escocia. Algunos estaban con corpsepaint, vestían de túnicas y de negro. Hasta ahí, todo bien, pero llegó un transeúnte que los confundió con un grupo de suicida y lo reportó a la policía.

Una vez alertada a las autoridades, desplegaron un operativo en conjunto que trajo a la locación una ambulancia, un camión de bombero e inclusive un bote salvavidas. Por otro lado, los adultos del "grupo suicida" tomaban una cerveza mientras que hacían dormir a los niños en su carpa.

Los rescatistas llegaron al lugar y rompieron la ventana del carro de uno de los sospechosos para buscar pruebas. Finalmente, habían desplegado un total de 20 vehículos motorizados y 50 agentes.

Uno de los adultos del grupo, declaró lo siguiente: "Nos hicieron sentir que hicimos algo malo. solo queríamos acampar, tomar unas cervezas y escuchar metal. Todo porque nos vestimos de negro y escuchamos música heavy, a veces, la gente asume que somos gente peligrosa".

Esta declaración resume lo que muchos de los metaleros pasan en su vida diaria. Ser confundido con gente de malvivir solo por un estereotipo absurdo. De hecho, puede ser gracioso esta noticia, pero es triste porque una reunión tranquila entre amigos terminó todo mal.

Fuente: The Guardian


Síguenos en nuestras redes sociales:

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.