PH: Maira Albarracín
Mira la galería fotográfica completa del implacable show de Brujería en Argentina haciendo click aquí.

El pasado viernes 25 de mayo tuvo lugar un brutal concierto de metal extremo en la Ciudad de Buenos Aires. La banda México-estadounidense Brujería regresó a la Argentina para causar ese tan ansiado desmadre en todo el público. Este año, Uniclub fue, una vez más, el recinto encargado de albergar el tan anticipado evento.

Las puertas abrieron a las 18:30hs ya que, previo a la aparición de la banda internacional, se presentaron cuatro bandas del ámbito nacional. De estos cuatro actos argentinos, únicamente pude presenciar los conciertos de Mecánica y Plegarias, dos bandas que lograron un sonido espectacular arriba del escenario, cautivando a todos los asistentes expectantes del caos inminente. Las otras dos bandas que se presentaron ese día fueron Desvariador y Shock.

Una vez finalizados los actos soporte, la gente se tomó la libertad de acercarse a los stands de Icarus Music, donde pudieron observar y/o adquirir discos, remeras, entradas para futuros shows entre muchos otros productos y servicios que ofreció el reconocido sello de Heavy Metal aquella jornada.

Siendo aproximadamente las 22:00hs, se corrió el telón, revelando a todos los músicos de Brujería, causantes de una palpitante euforia en los corazones de todos los presentes. De pronto, comenzó a sonar la introducción de “Cuiden a los Niños”, con Juan Brujo bailando al compás de esta alegre introducción. Sin embargo, estos veinte segundos de feliz intro antecedieron a la auténtica destrucción que pasó a darse eventualmente en el medio del local. Pegada a esta canción, le llegó el turno a “La Ley de Plomo”, otro tema relativamente lento para lo que suelen ser los cortes de Brujería.

Pero todo este Groove enlentecido fue abismalmente vapoleado por la exquisita mezcla entre el Deathgrind y el Hardcore. Llegó el momento de causar desmadre con “El desmadre”, si se me permite la redundancia. Y para continuar con esta locura desenfrenada, esta canción fue enganchada brutalmente con el corte “Colas de Rata”, con una excelente participación de El Sangrón haciéndole las segundas voces a Juan Brujo.

“La migra (Cruza la Frontera II)”, siguió con la seguidilla de canciones cortas y destructivas, como suelen ser casi todos los temas de la agrupación. Finalizada esta canción, Juan Brujo gritó al público “Buenos Aires, ¿están listos? Hechando…” A lo que el público respondió a viva voz “CHINGAZOS!” Acto seguido, comenzó a sonar la inconfundible introducción baterística de “Hechando Chingasos (Greñudos Locos II).

Uno de los temas más populares de Brujería de estos últimos tiempos fue “Viva Presidente Trump!” Antes de tocar esta aclamada canción, el vocalista pidió al público que corease “Fuck Donald Trump”. Después de este single presentado por la banda en 2016, Brujería prosiguió a interpretar el primer tema procedente de su último álbum, titulado “Pocho Aztlan”. De esta manera, pasó la canción “Ángel de la Frontera”, la cual fue enganchada con “Satongo”, otra novedad incluida en el set de la banda.

Los fanáticos del Brujería más antañoso pedían material del disco debut de la agrupación. Cuando comenzaron a sonar los primeros riffs de “Desperado” del disco “Matando Güeros”, la gente se dispersó para formar una olla gigante que fue cerrándose a puros empujones.
Habiendo transcurrido ya más de la mitad del recital, la banda continuó con otro clásico del disco “Raza Odiada”. El público enloqueció de la mano de “Raza Odiada (Pito Wilson”), otro de los cortes más enlentecidos y grooveros del segundo trabajo de la agrupación.
Es importante destacar la cantidad de personas que se subieron al escenario durante la presentación de Brujería para luego tirarse al público a forma de stage-dive. El buen humor y el espíritu de distensión transmitido por la banda, daba paso a que la gente subiese e interactuara con los músicos en vivo.

Otro tape empezó a sonar de fondo y esta vez todo el mundo sabía lo que estaba por ocurrir. Una vez finalizada esta grabación, comenzaron a sonar los machaques de “Brujerizmo”. “HOY BRUJERIZMO PA TI SATANISMO”, fue el grito de guerra que se escuchó coreado durante toda la canción. Como si esto fuera poco, no fue solo tema homónimo de “Brujerizmo” el único en sonar del disco aquella noche, sino que fueron varios y la banda atacó con tres más de ellos al hilo. De esta manera pasaron “Anti-Castro” (canción que ha pasado a llamarse “Castro Muerto”), “División del Norte” y “Marcha de Odio”.

Después de estas tres brutales canciones, “Revolución” se hizo presente a puro blast beat, pasando de esta manera una de las canciones más representativas de todo el catálogo de Brujería.
Para la canción “Leyes Narcos”, los vocalistas llamaron a una mujer al escenario, quien acompaño a toda la banda sosteniendo un cartel con las palabras “Si” y “No”, una de cada lado. Cuando el momento del tema en el que se gritasen una de estas dos palabras llegase, la chica dio iba dando vuelta el cartel acordemente a la entonación de una afirmación o una negación.

“No aceptamos imitaciones” fue el último tema de “Pocho Aztlan” en sonar aquella jornada. Una canción muy rápida que iba a anteceder al último y más fuerte plato de la noche.
¿Qué canción falta? Gritó Juan Brujo.  Era evidente. El público quería escuchar el tema número uno de Brujería. Efectivamente, antes de despedirse, la banda finalizó su presentación con el tema homónimo de su primer trabajo discográfico, “Matando Güeros”. Tras esta última demostración de brutalidad, la banda se despidió del público con la canción “Marijuana” sonando de fondo.

Nuevamente Brujería pisó suelo argentino, algo que fortuitamente se está volviendo costumbre para la banda, ya que estos últimos tres años han visitado el país tres veces. Con un concierto que apenas superó la hora de duración, el conjunto logró contentar a todos los asistentes con un show de veinte demoledoras canciones, cada una más clásica y antémica que la anterior. Podemos decir con absoluta certeza que el desmadre fue desatado en Uniclub

Crónica: Federico Solari
Fotografía: Maira Albarracín

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.