El pasado martes 26 de junio, los argentinos tuvimos una cuota de alegría (al menos a los que nos gusta el fútbol) ya que nuestra selección pasaba a octavos de final después de un triunfo agónico, en la actual copa del mundo. Además, nos enteramos de que jugábamos contra Francia el siguiente sábado, lo cual nos hacía ver con mala cara a nuestro futuro rival. Pero ese mismo martes había una banda que se presentaba en nuestro país por segunda vez; esa banda se llama Alcest, vinieron en el marco de su “Kodama Tour” y, pequeño detalle de por medio, estos músicos son originarios del país Galo. Por tal motivo, este hecho nos hizo mirar con buenos ojos a los franceses… al menos por unas horas y más allá del resultado que vendría luego.

El lugar pactado para el encuentro era el clásico Roxy Live del barrio porteño de Palermo. Cerca de las 21hs. y con un recinto lleno, la música se detuvo, las luces se apagaron, la gente comenzó a gritar de alegría y tras abrirse el telón, los muchachos comandados por Stéphane Paut, más conocido cómo Neige”, empezaron el show. La noche se inició con “Kodama”, del disco autotitulado. Sin hablar mucho al principio, la velada siguió con “Eclosion”, “Je Suis D’ailleurs” y “Untouched” todos provenientes del último trabajo discográfico, placa en la cual estuvo basada la primera parte del evento y que el público recibió con mucho gusto ya que el sonido fue bastante bueno. 

Con un frontman muy tímido para hablar pero muy agradecido por el recibimiento argentino, la segunda parte del show se inclinó, en gran parte, hacia el lado del resto de la discografía de la banda, pasando por “Souvenirs D’un Autre Monde”, “Percées de lumière” y “La Ou Naissent, Les Couleurs Nouvelles”. Para el cierre de la noche con un setlist corto pero muy efectivo fue “Délivrance”, la canción encargada de cerrar una velada preciosa. Se despidieron muy tímidamente como siempre y así Alcest terminó su show con un cierre simple pero efectivo, con una banda que se llevó todos los honores desde el primer instante, coronando así un concierto impecable.
 
Alcest pasó por segunda por Argentina e hizo lo mismo que en su visita anterior, dejar a todos con ganas de muchísimo más. Aunque satisfechos, pero en el ambiente se respiraba un deseo de que vuelvan mañana mismo. Por ahora, la gente no puede estar más contenta ya que esa noche de martes tuvo de todo; alegría, nostalgia, melancolía, tristeza y un noseque en el aire que hizo que todo sea perfecto desde el comienzo. Después de ese despliegue de arte, con los franceses, está todo más que bien. Sí, a pesar del resultado futbolístico, les perdonamos todo. Cuánto tiempo pasará para que Alcest regrese, no lo sabemos. Pero, por ahora, de lo que sí tenemos certeza es de la existencia de sus grandes discos para sustentar las ansias.

ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.