PH: ALBERTO ACOSTA
El pasado sábado 25 de agosto, cientos de argentinos celebraron la fiesta más grande que el metal emergente nacional vio jamás. No Guerra, junto a tres enormes bandas de la escena, se presentó en el Teatro Vorterix de la Ciudad de Buenos Aires, en la apuesta más grande en la historia de las bandas under.


La jornada dio inició a las 19:00hs, con la apertura de las puertas del recinto y el ingreso de muchos metaleros al emblemático local. Si bien la presentación de No Guerra estaba pactada para pasadas las 21hs, había tres excelentes bandas prontas a desplegar su arsenal metalero en el Teatro. Así fue como, a las 19:15hs, Taenia salió con los tapones de punta a escena.

El conjunto de metal instrumental se encargó de abrir esta jornada histórica para la música pesada argentina. Tras haber presentado su primer disco de estudio, “Cuartetcore”, ante un Uniclub colmado, la agrupación llegó a las tablas del Vorterix con una presentación aguerrida y plagada de técnica. Taenia realizó una contundente presentación de siete temas, los cuales fueron “Parotiditis”, “Región Anal”, “Mudo”, “Taenia Saginata”, “Litiasis”, “Prolapso” e “Irreversible”. Excelente manera de comenzar con este enorme evento.

Como segundo acto invitado, le tocó el turno a Transmutar, agrupación oriunda Quilmes, zona sur del Gran Buenos Aires. Actualmente, la banda se encuentra grabando lo que será su primer LP de estudio, y presentó canciones de este nuevo material. El setlist de Transmutar estuvo compuesto por seis canciones, las cuales fueron “Cada vez más Fuerte”, “Sinergia”, “La Inmensidad”, “Liberate”, “Locura Perfecta” y “Mutar”. La temática de la iluminación de este show fue los colores de los siete Chacras. La idea original de la banda fue trabajar un color por canción, no obstante, por una cuestión de tiempos, las canciones fueron 6, y en el último tema, el iluminador juntó los dos colores finales. Una gran presentación de una excelente banda que viene abriéndose camino día a día en la escena argentina.

La última banda soporte en pisar el escenario antes del gran show de No Guerra, fue Sobre Tus Cenizas. El repertorio de la agrupación de Melodeath estuvo compuesto por temas ya clásicos de sus presentaciones, y también de algunas canciones nuevas. La lista de temas consistió de siete canciones, entre las cuales sonaron “Ciclos de Colapso”, “Terror”, “A la Deriva”, “Fluir”, “Necio”, “Sin Perdón” y “Jaula”. Después del primer tema instrumental, el vocalista Juan Ignacio Orcajada salió al escenario, quien a pesar de encontrarse algo enfermo, brindó, junto al resto de la banda, una presentación óptima y excelsa.

Ahora sí. Después de los tres brillantes shows de tres fantásticas agrupaciones nacionales, le había llegado la hora a No Guerra. Con un teatro plagado de gente, en un determinado momento se apagaron las luces, se corrió el telón, y quedó a la vista el escenario con la banda principal pronta a detonar el recinto. Recordemos que el motivo principal del show era la presentación oficial del DVD filmado el pasado 2017 en The Roxy Live, titulado “Esta es mi Revolución”.

El conjunto oriundo de Santa Catalina comenzó este festejo con “Somos Fuertes, Somos Más”. La puesta en escena fue simplemente alucinante. Las visuales, combinadas con la iluminación, hicieron de este show un auténtico espectáculo, lo cual hizo que cada canción se volviera una experiencia distinta. “Chukinfe” fue el segundo tema de la noche, lo cual nos dio la pauta de que No Guerra recorrería canciones de toda su discografía en esta fecha para el recuerdo. Le llegó el momento al primer artista invitado de la noche, y así pasó la canción “Desorden Natural”, cantante y guitarrista de la banda Rencore, quien cantó a la par de la banda, esta destructiva canción del tercer LP de No Guerra.

La gente, eufórica, no paraba de agitar canción tras canción. Las canciones “Incendio del Poder” y “Miles de Almas sin Paz” no fueron la excepción. Cada uno de estos temas fueron coreados a pleno por la audiencia, complementando a la perfección la performance de los músicos arriba del escenario.
Con la llegada de “Tierra Sin Mal”, llegó el momento de recibir el segundo invitado de la noche, esta vez una figura internacional. Acompañó en esta canción el vocalista Shucky Miranda, de la banda brasileña Skin Culture.

La característica introducción de batería, acompañada por punteos de guitarra, dio la bienvenida a “Se Derrumba su Imperio”, uno de los clásicos más recientes de la agrupación. El espectáculo se intensificaba cada vez más, todo esto fruto de los cambios en la iluminación y las visuales proyectadas en la pantalla del fondo. Llegaron dos bombas sónicas como lo fueron “Esquizofrenia” y “Weychan”.

El sonido de la noche no pudo haber sido mejor. Además del excelente desempeño de cada uno de los músicos, el grupo como conjunto sonaba extremadamente compacto. Esto se hizo notar mucho en temas por venir, como lo fueron “Su Orgullo Sigue Vivo” y “En Llamas”, esta última precedida por la introducción “La Rebelión”.

Después de un breve impasse, producto de unos pequeños desperfectos técnicos, la banda reapareció en escena con un tema completamente nuevo. Se trató de la canción “Galáctica”, tema que contó con la vocalista de Alas de Abril, Popi. Producto de estos inconvenientes técnicos y de que las nuevas composiciones debían ser acompañadas si o si por pistas de fondo, la banda se vio forzada a prescindir de la ejecución de una de estas canciones nuevas.

Ya acercándonos al final del concierto, No Guerra atacó con un tridente final de canciones. “Fuerza Activa” fue el primero de estos tres temas en pasar. Esta canción fue enganchada con uno de los temas más exitosos del primer álbum de la banda. De esta manera, sonó la canción “No Se Puede Olvidar”, con dos invitados de lujo en el escenario. Ayrton y Walter, ambos hijos del vocalista y líder de la banda, Jair, se hicieron presentes en guitarra y voz respectivamente. Un verdadero orgullo para el vocalista poder compartir esta fecha más importante con sus hijos.

Finalmente, tras agradecer a todos la audiencia por asistir a este concierto histórico, y de aclarar que el día de mañana cualquier banda debería repetir la historia comenzada por No Guerra aquel día, la banda se despidió con el clásico “Choiols”, cerrando una noche para el recuerdo.
No Guerra ha marcado un antes y un después en la historia del metal argentino. Esperemos que este show sirva como precursor para que muchas más bandas se animen a realizar estas puestas, porque muchísimas lo tienen más que merecido. ¡Que viva la escena emergente!

No Guerra Vorterix 2018



Crónica: Federico Solari
Fotografía: Alberto Acosta
ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.