Por: Federico Solari

Tracklist:
1. Invitation
2. Eagle Fly Free
3. You Always Walk Alone
4. Rise and Fall
5. Dr. Stein
6. We got the Right
7. Save Us
8. March of Time
9. I Want Out
10. Keeper of the Seven Keys

Es complicado hablar y definir el álbum abanderado por excelencia de un género en particular. Creo que en el caso del Power Metal, este dilema se vuelve obsoleto. Un 29 de agosto de 1988, el conjunto alemán liderado por Kai Hansen, Helloween, lanzaba al mercado su tercer álbum de larga duración, titulado "Keeper of the Seven Keys Part 2", el cual fue la secuela de la primera parte, publicada en 1987.



Si la primera parte de esta bilogía había sido fantástica, la segunda parte excede cualquier tipo de magnificencia. Con un Michael Kiske ya afianzado al micrófono, un Ingo Shwichtenberg frenético tras los parches, un sólido Markus Grosskopf tras las cuatro cuerdas y la excelsa dupla Hansen/Weikath en las hachas, terminaron de consolidar una de las formaciones más sólidas de la historia de la música pesada.

"Keeper of the Seven Keys Part 2" cuenta con un total de diez canciones, alcanzando la marca de los 55 minutos de duración. Un disco muy complejo por donde se lo mire, con muchos cambios de estructura entre canción y canción, composiciones plagadas de complejidades y ritmos fundamentales para el entendimiento del género.

Al mejor estilo Helloween, y siguiendo el patrón iniciado por “Initiation” en el primero de estos “Keepers”, la agrupación da la bienvenida al disco con “Invitation”, una magnífica introducción instrumental, la cual transcurre fugazmente e in crescendo de manera fenomenal, para dar pie al primer track histórico de esta pieza. Los primeros discos de Helloween son trabajos muy complicados de abordar. Prácticamente todos los clásicos de la banda fueron fruto de estos discos. “Eagle Fly Free” es una pieza fundamental en la discografía de la banda, y una composición ejemplificativa de lo que era el Power/Speed Metal de aquella época. Soy muy fanático de esta canción porque cada músico tiene su momento de gloria. Grandes fills de batería, excelsos licks de bajo, sublimes solos de guitarra y un despliegue vocal majestuoso por parte de Kiske. Hablando del vocalista, “You Always Walk Alone” es una composición muy interesante, craneada por él mismo vocalista. Probablemente uno de los temas más compactos y ajustados del álbum. Los instrumentos de cuerdas y la batería se fusionan grandiosamente para que la voz destaque como elemento principal y fundamental de la canción. La sección instrumental cuenta con un atroz cambio de tiempo, acompañado de unos solos cargados y concisos, cargados de diversas técnicas. Vuelve la velocidad de la mano de “Rise and Fall”. Aquí podemos divisar el humor con el cual Helloween abordaba sus líricas, con frases como: “Romeo loved his Juliet, their parents told them Stop, then it all turned out peculiar, he couldn't get it up. Un tema que pasa de ritmos de tempo medio a veloces constantemente. El solo cuenta con una de las primeras grandes demostraciones de “guitarras hermanas”, a cargo de Kai Hansen y Michael Weikath. Otro gran clásico del metal ochentoso.

Uno de los tracks más relevantes de este disco es “Dr. Stein”, canción que relata una historia muy interesante. Difiere un poco con lo planteado anteriormente por la banda en previas composiciones. Los matices vocales de Kiske son brillantes, esto sumado a un estribillo sumamente pegadizo y coreable. Uno de los aspectos más destacables de esta canción es la presencia de los teclados, los cuales cumplen labores rítmicas como melódicas. También hay un excelente uso de sintetizadores para los solos, los cuales se complementan con grandes secciones de guitarra. “We Got the Right” puede ser, quizás, el tema más flojo del LP, lo cual no quiere decir que sea malo. Es una canción algo más lenta, con secciones un poco más largas que temas predecesores. Una semi – power balad, con muy buenas ideas y gran técnica. De todas maneras, pienso que queda un poco relegada a la sombra de canciones por venir.
“Save Us” es una canción con mucha influencia de Metal clásico. Esta pieza, compuesta por el mítico Kai Hansen, es una oda al Metal de los setenta y principios de los ochenta. Todo esto profundamente combinado con la impronta germana de las calabazas. Voces operísticas de Kiske, ritmo acelerado por parte del gran y difunto Ingo Schwichtenberg, y por, sobre todas las cosas, la brillante labor en las guitarras a cargo de los dos maestros teutones tras las 6 cuerdas. Otra obra maestra es “March of Time”. Una introducción excelsa para luego dar paso a más de cuatro minutos de magia. Posiblemente uno de los mejores estribillos de Helloween de la historia. Nuevamente aparecen los sintetizadores acompañando a los largos acordes de guitarra y las gruesas líneas de bajo. Un solo muy virtuoso, veloz y eficaz.  Finalizando la sección instrumental, vuelven a aparecer las guitarras hermanas, acompañadas de distintas bases de batería. Todo esto termina de aportar los últimos tintes para volver a esta canción una pieza perfecta.

“I Want Out” es, posiblemente, la canción más popular de Helloween. Tuve la oportunidad de ver el show de los alemanes el pasado 2017 en argentina, concierto que terminó con esta canción, globos volando por los aires y papel picado cayendo por doquier. No me parece la mejor canción de Helloween, de hecho hay muchísimas que eligiría antes que esta. Pero es innegable que la canción es pegadiza, estereotípica del metal de la época y combina bien todos los elementos que supieron hacer a Helloween estos monstruos del rock pesado que son hoy en día.

Finalmente, concluimos con una canción que es un culto a la excelencia. De tener que elegir 5 canciones para escuchar el resto de mi vida, “Keeper of the Seven Keys” sería una de ellas, indiscutidamente. Cada escucha de este tema es una experiencia distinta. Me pondría a analizarla en profundidad, pero estaría una eternidad. Simplemente voy a decirles que son casi 14 minutos de transportarse y viajar musicalmente, a la par de una historia fantástica y atrapante. Es una canción que hay que experimentar personalmente.

Uno de los álbumes fundamentales para entender el rumbo que tomó uno de los géneros más importantes del metal a día de hoy, como lo es el Power Metal. En esta época, Helloween llegó a su cúpula creativa y compositiva, confeccionando un disco con prácticamente cero flaquezas. Una verdadera oda a la grandeza. Con la salida de Hansen de la agrupación, Helloween quedaría en las manos de Michael Kiske, quien no supo llevar las riendas del grupo con efectividad y terminó por abandonar la agrupación también. No obstante, Andi Deris llegaría para reavivar la llama compositiva del grupo y reivindicarlo como padre fundador de este subgénero del metal. Hoy en día, estamos disfrutando de esta agrupación con la mayor proporción de sus integrantes originales. Las calabazas se encuentran girando por el mundo y proyectando un nuevo disco de estudio para el 2020. ¿Superará a los "Keepers"? Solo el tiempo dirá...
ÚLTIMAS NOTICIAS
Con tecnología de Blogger.